El secretario de Seguridad Pública Municipal, Antonio Martínez Romo, anunció que la próxima convocatoria para policías podría permitir la participación de personas con tatuajes visibles. Esta decisión, basada en una discusión a nivel nacional con el secretario del Sistema Nacional de Seguridad Pública, podría representar un cambio significativo en los requisitos de admisión para futuros agentes de policía.

La propuesta sugiere que se podrían permitir tatuajes en el brazo, la espalda e incluso en ambos brazos, siempre y cuando no estén relacionados con temas de delincuencia organizada o cultos prohibidos dentro de la policía. Los tatuajes visibles en el cuello quedan descartados, y se enfatiza que la decisión final se tomará según lo determinado a nivel nacional.

Martínez Romo expresó su opinión sobre los tatuajes, señalando que, para muchas personas, son considerados una forma artística de expresión. Reconoció que algunos individuos se tatúan por diversas razones, ya sea artísticas o personales, y subrayó que un tatuaje no necesariamente refleja el nivel de conocimiento o la identidad de una persona, siempre y cuando no esté relacionado con actividades ilícitas.

En cuanto a la diversidad en la fuerza policial, Martínez Romo afirmó que ni la orientación sexual ni la identidad de género son obstáculos para ingresar a la policía municipal. Señaló casos exitosos de integración de personas de la comunidad LGBT y expresó apertura para la inclusión de personas con discapacidades motrices, siempre y cuando sean hábiles en otras áreas.

(PIE DE FOTO DECLARANTE)

LOS FILTROS. Sobre el papel del C3 en el proceso de evaluación de los aspirantes, Martínez Romo señaló que las evaluaciones psicológicas en el C3 a menudo reflejan condicionantes externos, como problemas económicos, familiares o de salud, que pueden afectar la idoneidad de un candidato en ese momento. A pesar de esto, destacó la importancia de mantener altos estándares de aptitud.