Sergio Alonso Méndez

La Noticia:

El acuerdo con Israel permite al gobernante ‘de facto’ de Emiratos consolidar la posición de su país y convertirlo en un referente para el mundo árabe… (elpais.com).

Comentario:

Para mucha gente Dubai, uno de los Emiratos que conforman los Emiratos Árabes Unidos (EAU), es una ciudad modelo con avances tecnológicos y lujos en cada esquina. Un país con diez millones de habitantes ha dispuesto del dinero petrolero para levantar dicha ciudad, pero Mohamed Bin Zayad, el jeque de EAU parece que busca algo más que levantar una ciudad de vanguardia. Desea ser un referente en el Medio Oriente. Repasemos un poco de lo que está haciendo.

Para empezar, estableció relaciones con Israel, algo que antes sólo dos países árabes habían hecho, Egipto y Jordania. Y es que se supone que los árabes deberían estar unidos y no tener relaciones con Israel hasta que Palestina se conforme como estado. Que los EAU, junto con Bahréin, lo hayan hecho, lo justifican sus líderes con dos argumentos: tener intercambio comercial y técnico con un país avanzado, tecnológicamente hablando, como Israel y servir como intermediario entre Israel y Palestina.

Además, unirse con Israel hace sentido al tener ambos países como enemigo común a Irán. No olvidar que, a pesar de las presiones comerciales, Irán sigue avanzando en sus esfuerzos por obtener armas nucleares. También, Israel tiene vetada la adquisición de aviones de caza F-35 por las naciones musulmanas. Al ser amigos, Israel puede permitir que Estados Unidos le venda ese tipo de aviones a EAU, supuestamente para defenderse de Irán.

Este verano, EAU ha enviado una sonda a Marte, convirtiéndose en el primer país musulmán con aventura en el espacio. No se trata de un robot como los de China y Estados Unidos quienes también enviaron misiones este 2020, pero le permitirá estar en un nivel de avanzada en la carrera espacial y le da presencia ante el mundo.

EAU ya ha participado con Occidente en misiones conjuntas. Entrenó fuerzas militares en Francia y las envió a Kosovo en los tiempos del conflicto de los años noventa. También participó en el conflicto de Afganistán, no solo militarmente, sino regalando libros del Corán y atendiendo necesidades gracias a su gran capacidad monetaria. El más reciente conflicto en que envió militares fue el de Yemen, el cual, de hecho, continúa.

“Hemos llegado a la conclusión de que, cada vez que hay una crisis regional, si tienes puentes y contactos, eres más importante e influyente”, expresó el ministro de Estado de Asuntos Exteriores emiratí, Anwar Gargash, para explicar el acuerdo con Israel. Y ese es el punto. Ser un referente de la región. Los contactos con Occidente le permiten acercarse a los Estados Unidos y Europa sin ser vistos con rechazo. Es el único país musulmán con un circuito de Fórmula 1 y Dubai es un destino de ensueño para el turismo. No cabe duda: los Emiratos Árabes Unidos se están convirtiendo en el mediador perfecto en el Medio Oriente.

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com