Staff
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.-La disputa que miembros de la delincuencia organizada sostienen en Jalisco asoló ayer al Municipio de Teocaltiche, que colinda con Zacatecas y Aguascalientes.
Esto luego de que grupos antagónicos protagonizaron un enfrentamiento que dejó un hombre y varias cabezas de ganado muertos, dos vehículos y un domicilio incendiados y dos granadas y nueve vehículos asegurados, cuatro de estos blindados.
El Ayuntamiento pidió vía redes sociales a los pobladores no difundir rumores y esperar informes oficiales, que 12 horas después de lo ocurrido no habían sido emitidos.
Vecinos criticaron la respuesta de las autoridades locales y denunciaron que, incluso, los narcotraficantes desplazaron a pobladores de varias localidades.
“¿Es en serio?, ¿y la tranquilidad de la gente y perder todo por no poder regresar a tu casa por miedo? Me gustaría ver a ustedes en los zapatos de esas personas. Y lo peor… que perdemos la paz todos y nos dicen que guardemos calma. ¿Qué les pasa?”, escribió Míriam Álvarez.
Reportes preliminares, difundidos por autoridades, sostuvieron que un convoy de alrededor de 18 vehículos con las siglas del Cártel Jalisco Nueva Generación habría participado en los hechos.
Otro informante, también de las fuerzas de seguridad, aseguró que ese mismo grupo se enfrentó contra miembros del Cártel de Sinaloa.
Los hechos ocurrieron en la localidad de El Saucito, a unas semanas de que el Gobierno envió refuerzos a la zona de Los Altos, de la que forman parte Teocaltiche y Tepatitlán, donde la semana pasada hubo una serie de balaceras, también entre civiles.
“Las organizaciones criminales quieren tener normas paralelas a las del Estado, entonces, cuando hay una reacción por parte de la Policía, que hay detenciones, que se descubre un narcolaboratorio o que se encuentra el epicentro en alguna Ciudad o región, pues las organizaciones reaccionan”, opinó Rogelio Barba, investigador de la UdeG especializado en criminología.
“La sociedad también debemos de cooperar dando información importante cuando vemos algo raro, una información que puede llegar a salvar vidas, a prevenir delitos”.
En 2020, las carpetas de investigación relacionadas con personas desaparecidas se dispararon en comparación con las registradas en 2019, en la Región Altos Norte y Región Altos Sur.