Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La empresa ICA ganó ayer el contrato de 5 mil 570 millones de pesos para el Puente de Nichupté, el proyecto vial más importante de las últimas décadas en Cancún.
La Secretaria de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) declaró a ICA ganadora de un proceso de invitación a cuatro empresas, que se desahogó en 19 días, luego de que el 7 de junio declaró desierta la licitación inicial.
ICA redujo en 2.9 por ciento su cotización inicial, para dejarla casi exactamente en los 5 mil 580 millones de pesos que la SICT estimó en marzo pasado como presupuesto tope para la obra.
El puente vehicular de 8.8 kilómetros, tres carriles y andador peatonal sobre la Laguna Nichupté, busca conectar la zona hotelera con el centro de Cancún, y el plazo de ejecución será de poco más de 18 meses.
Este contrato se suma a una serie de obras del actual Gobierno ganadas por ICA, empresa que entre 2017 y 2018 pasó por un proceso de concurso mercantil por insolvencia.
Dichas obras incluyen parte sustancial de la Refinería de Dos Bocas, el Tramo Cuatro del Tren Maya, la reconfiguración de la Refinería de Salina Cruz y trabajos del Parque Ecológico Lago de Texcoco, entre otras.
En la licitación original de Nichupté, la empresa Grupo INDI había ofertado sólo 5 mil 340 millones de pesos, pero la SICT la descalificó con cuestionamientos sobre la experiencia del personal directivo asignado a la obra, y porque el ingeniero de diseño es un extranjero que no acreditó maestría o doctorado.
INDI ya no participó en segundo concurso, en el cual las empresas Mota Engil, La Peninsular y Grupo Hycsa cotizaron entre 6 mil 200 y 6 mil 800 millones de pesos, luego de pedir más de 7 mil millones en la licitación.
Durante el desarrollo de la obra, ICA podría tener problemas para mantenerse dentro del presupuesto inicial.
El Índice Nacional de Precios al Productor en el sector de construcción aumentó 16.7 por ciento entre mayo de 2021 y mayo de 2022, más que en cualquier otro rubro, salvo la minería incluyendo petróleo, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
El Puente Nichupté había sido planteado en 2020 como una Asociación Publico Privada (APP) -al igual que se planeó el Tramo 5 del Tren Maya de Cancún a Tulum-, en la que el Gobierno federal sólo aportaría 39.8 por ciento del dinero, mientras que el resto seria inversión privada y una porción del Gobierno estatal.
Ahora, la SICT está cargando con el cien por ciento del costo, misma situación del Tramo 5, luego de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó cancelar esa APP en agosto de 2020.
El 27 de mayo, la SICT ya había asignado un contrato de mil 13 millones de pesos a Cemex, para rehabilitar catorce kilómetros del boulevard Luis Donaldo Colosio, es decir, un tramo de la carreta federal 307 que pasa por Cancún.