El labio y paladar hendido son daños de nacimiento que se producen cuando el labio o la boca del bebé no se forman adecuadamente durante el embarazo y generan problemas para que pueda alimentarse. Así lo estableció Ana Italia Marín Bosque, integrante del Colegio de Médicos Cirujanos Dentistas de Aguascalientes.

Comentó que la incidencia de este padecimiento se estima que es de 1.42 por cada mil niños nacidos vivos. Estableció que el labio leporino y la hendidura del paladar son orificios o hendiduras en el labio superior, en el techo de la boca o en ambas partes y se producen cuando las estructuras faciales de un feto no se cierran por completo antes del nacimiento lo que ocasiona una abertura en el labio superior.

ORIGEN DESCONOCIDO. Afirmó que hasta el momento se desconocen las causas de esta malformación, aunque se cree que es debido a cambios genéticos y otros factores como los elementos dentro del ambiente con los que la madre entra en contacto, o lo que coma o beba, así como ciertos medicamentos que use durante el embarazo.

HAY SOLUCIÓN. Marín Bosque apuntó que, si bien el tener a un niño con labio leporino y paladar hendido puede resultar angustiante para los padres, sin embargo, se puede corregir mediante una serie de cirugías para restaurar el funcionamiento adecuado y obtener una apariencia más normal con una cantidad mínima de cicatrices.

¿QUIÉNES INTERVIENEN?

Especialistas que intervienen en el tratamiento y en la cirugía del padecimiento:

  • Ortodoncistas y dentistas generales
  • Dentistas con especialidad en cirugía maxilofacial
  • Psicólogos
  • Traumatólogos
  • Genetistas

A DÓNDE ACUDIR. En Aguascalientes existe el Centro Estatal de Atención para Labio y Paladar Hendido de Aguascalientes ubicado en el Hospital Tercer Milenio donde se atiende a este tipo de pacientes de manera profesional. Mayores informes al (449) 977-57-61.

¡Participa con tu opinión!