Jorge Escalante
Agencia Reforma

EL LLANO, Aguascalientes 26-Jul.- Después de 21 años de vivir en Estados Unidos, Juan Rodríguez Azpeitia fue deportado hace nueve meses a México. Quería quedarse, incluso trajo a su familia de vuelta, pero no encontró trabajo.
Su desesperación lo llevó a intentar entrar a EU de nuevo, pero fracasó. El sábado murió asfixiado junto con otras 9 personas en la caja de un camión repleta de migrantes en San Antonio, Texas,
El “sueño americano” de Juan se truncó en octubre de 2016, cuando la Administración de Barack Obama lo deportó tras ser detenido. En Texas había formado una familia y tuvo 5 hijos de nacionalidad estadunidense.
Llegó a su natal Palo Alto, en el Municipio de El Llano, una localidad de 6 mil personas. Su esposa Patricia y sus 5 hijos se quedaron en Texas.
Pensó regresar antes, pero la política antiinmigrante de Donald Trump lo llenó de miedo, dijo su hermano Luis Daniel.
Entonces optó por pedirle a su mujer regresar con sus hijos a Palo Alto, de donde ella también es originaria.
Llegaron en marzo y recientemente inscribieron a sus hijos en escuelas de la localidad.
Pero el trabajo y dinero empezaron a escasear.
“Juan se desesperó y decidió regresar a Estados Unidos. Hace 15 días dijo ‘me voy’, y partió. No supimos de él hasta que el lunes le avisaron a mi papá que había muerto en el tráiler”, señaló Luis Daniel.
“No sabemos qué pasó, desconocemos por qué estaba en la caja del tráiler”, afirmó otro hermano, Guadalupe.
En la vivienda de Juan Rodríguez su familia espera el arribo del cadáver que podría tardar de dos a tres semanas, de acuerdo a las autoridades municipales.