Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En lo que va de la actual Administración, 141 activistas y periodistas han sido asesinados en el País y la mayoría de los crímenes permanecen impunes, informó Enrique Irazoque, titular de la Unidad para la Defensa de los Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación.
En conferencia, en la que estuvo acompañado por el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, el funcionario indicó que del total de asesinados sólo seis estaban dentro del mecanismo de protección.
«Del último caso, de Gustavo Sánchez Cabrera, que pertenecía al ámbito periodístico de Oaxaca, como mecanismo generamos una solicitud para que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos iniciara una investigación por las posibles omisiones de cualquier autoridad, tanto del ámbito federal como local, que eran quienes estaban implementando las medidas», dijo.
En los asesinatos de activistas –que suman 94–, detalló, sólo se han dictado sentencia en dos casos, por lo que la impunidad alcanza el 99 por ciento, mientras que en los homicidios contra periodistas se ha emitido cinco sentencias, por lo que la impunidad es de 89 por ciento.
Para el primer grupo, añadió, el mayor número de asesinatos se han cometido en Guerrero, Oaxaca, Chihuahua, Chiapas, Veracruz y Michoacán; en tanto, que el segundo, la mayor incidencia se concentra en Sonora, Guerrero, Veracruz, Michoacán, Estado de México y Oaxaca.
«Tenemos información que las amenazas, las agresiones físicas, el robo, la persecución y la desaparición son las agresiones que más proliferan entre las y los periodistas, ya sea por servidores públicos, que tenemos un 40 por ciento de involucramiento en ese rubro; de la delincuencia organizada y también de perfiles no identificados», indicó.
Encinas dijo que se realizarán las acciones necesarias para mejorar el mecanismo de protección y que, entre éstas, está mejorar la coordinación con las autoridades locales, que son las que en primera instancia deben garantizar la seguridad.