Los concesionarios de taxi enfrentan el reto de inscribir a sus trabajadores en el IMSS, entre los que destacan la alta rotación de personal y los elevados costos operativos, de acuerdo con Óscar Romo Delgado, presidente de Agrupaciones Unidas del Gremio Taxista en Aguascalientes. Esta situación complica la posibilidad de que los colaboradores acumulen la antigüedad necesaria para beneficiarse de la seguridad social.

Romo Delgado señaló que, a pesar de que el costo de la seguridad social es compartido, este representa una carga considerable para los concesionarios, quienes buscan asegurar tanto su propia tranquilidad como la de los choferes. Adicionalmente, la ausencia de ajustes en las tarifas de servicio contribuye a agravar la situación financiera, limitando la capacidad de los concesionarios para cumplir con sus obligaciones legales.

No obstante, las dificultades, algunos concesionarios han conseguido proporcionar seguridad social a sus empleados. La falta de un compromiso más amplio se atribuye, en parte, a las deficiencias en la legislación federal. Como posibles soluciones, se sugieren modalidades alternativas de inscripción en el IMSS, así como la opción de que los trabajadores gestionen y financien su propia seguridad social de manera independiente.

El representante del gremio reconoció que asegurar este beneficio ha sido un reto persistente en el sector. Sin embargo, resaltó el apoyo del Gobierno del Estado mediante el «Seguro Aguascalientes», que ofrece cobertura médica básica a los taxistas, un avance importante frente a la falta de beneficios previa.