El presidente de la AUGTEA, Óscar Romo Delgado, manifestó ayer su inconformidad por el trato que reciben por parte de la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (Proespa), porque no se puede ocultar que algunos concesionarios enfrentan retrasos en la verificación de sus vehículos, a causa de la situación económica derivada por la contingencia sanitaria.

En los últimos días se tienen cuatro casos de vehículos recogidos por la Proespa, pero también llamó a los taxistas a no dejar pasar sus periodos de regularización, debe recordarse que son tres al año.

Indicó que las Agrupaciones Unidas del Gremio Taxista del estado de Aguascalientes se han acercado en dos ocasiones a esa dependencia estatal para solicitar una campaña de regularización, que se les concedan descuentos o algún mecanismo para solucionar esos retrasos, porque el compromiso es cumplir con las disposiciones vigentes.

“Es importante que la procuradora conceda una cita al gremio de los taxistas para plantearle las necesidades, porque es evidente que se realizan los Operativos Ambientales y varios no cumplen, por esa razón se solicita un acercamiento para solucionarlo de fondo y que todos los vehículos en rezago se actualicen en sus obligaciones”.

En entrevista con El Heraldo, el dirigente de la AUGTEA señaló que este tema lleva un año en la agenda de este gremio y no se ha podido concretar, motivo por el cual manifestó su molestia porque la autoridad ambiental revisa y si encuentra algún faltante procede a aplicar las multas económicas y a detener las unidades, llevándolos a una pensión.

Un trámite para liberar las unidades detenidas cuesta alrededor de cinco mil pesos, situación que agrava la economía de muchos concesionarios junto con los choferes al no poder salir a prestar el servicio en la vía pública.

“Queremos hacer convenios de cumplimiento por parte de todos aquellos que requieren de un descuento para estar dentro de la normatividad ambiental”, puntualizó.