Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Las pensiones, las becas y otros programas de subsidios como el de fertilizantes para el campo acaparan el escaso margen presupuestal que tiene el Gobierno federal cada año.
Mientras el gasto en programas carreteros no se mueve y hasta retrocede, en el caso de las pensiones se registran aumentos drásticos y este año será de 69.9 por ciento.
En mantenimiento y conservación de carreteras, por ejemplo, el gasto pasó de 10 mil 289 millones de pesos en 2020 a 8 mil 600 millones previstos para 2022.
En contraste las pensiones, de 143 mil 547 millones en 2020 crecerán a más de 256 mil millones para 2022, un aumento de 70 por ciento, de acuerdo con el proyecto de Presupuesto.
También las becas para estudiantes de nivel medio superior van a la alza, al pasar de 28 mil 995 millones de pesos en 2020 a 34 mil 646 millones previstos para el siguiente.
El programa de fertilizantes también tiene un aumento de 26 por ciento propuesto para 2022, al pasar de mil 310 millones de pesos en 2020 a mil 912 este año y a 2 mil 500 para 2022.
En global, el gasto previsto en programas sociales prioritarios será de más de 436 mil 301 mil millones de pesos, lo que representa un incremento de 29.6 por ciento.
Grupo REFORMA publicó que el Gobierno federal tiene muy poco margen de maniobra en materia de gasto, pues de acuerdo con el Proyecto de Egresos de la Federación 2022, los gastos obligatorios suman 5 billones 850 mil millones de pesos, lo que representa 83 por ciento del gasto total estimado.
Para Héctor Villarreal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), el limitado margen presupuestal que dejará el pago de gastos «ineludibles» acotará las políticas públicas y la inversión el próximo año.
En entrevista, el también profesor del Tecnológico de Monterrey dijo que urgen reformas realistas en materia fiscal y de pensiones, porque de no llevarlas a cabo, el sistema fiscal puede «enfermar» de manera muy grave.
«Necesitamos una reforma fiscal, pero también una reforma en pensiones muy realista, diciendo qué hacemos con derechos adquiridos, a qué se le puede hacer quites, dónde se vale endeudarnos, dónde podemos poner en orden el sistema, cuáles son las urgencias. Creo que sería muy peligroso no realizar este tipo de reformas», sostuvo.
Villarreal dijo que la previsión para 2022 es que México gaste 5.1 por ciento del PIB en pensiones, lo que significa que ese rubro absorberá el equivalente a la recaudación del IVA y aún así harán falta 200 mil millones de pesos.
Ante ello, llamó a que antes de 2024 se llegue a un acuerdo para que, sin importar quién gane la elección presidencial, se lleven a cabo las reformas, que podrían entrar en vigor para el ejercicio fiscal 2025.