Ya hay reglas claras para la industria automotriz y en consecuencia, se acaba la zozobra en materia de exportación y consolidación del sector, en el entendido de que del 75% de la producción en América del Norte, el 40% será en zonas donde paguen 16 dólares por hora en mano de obra, es decir en Estados unidos y Canadá, mientras que el 60%, en regiones de salario más bajo, como México.

Ayer, al concluir la Cumbre Nacional de esta actividad económica, con sede en Aguascalientes, el secretario de Economía, Idelfonso Guardado señaló que el pasado 27 de agosto iniciaron las negociaciones del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC); dijo que actualmente se trabaja en la limpieza de los textos, desde el punto de vista legal, para firmarse el documento el próximo 30 de noviembre.

Con este acuerdo, las empresas del ramo, podrán consolidar planes de exportación, de crecimiento de plantas y creación de nuevas industrias; por lo pronto, se confirma un millón de empleos que genera esta industria.

El funcionario federal, reconoció que la solución del aeropuerto es fundamental, refiriéndose al conflicto de las dos sedes -Texcoco y Santa Lucía-, ya que es esencial la carga de autopartes y demás insumos, de ahí que por lo pronto, los aeropuertos de Querétaro y Puebla, serán de uso intensivo.

Con la asistencia de gobernadores y autoridades de desarrollo económico de diez estados del país, el gobernador Martín Orozco, al encabezar la Cumbre, ponderó la protección de esta industria en el país. En tanto, Guajardo Villarreal afirmó que en el caso específico del capítulo automotriz, forma parte de un Acuerdo de Libre Comercio que no tiene ni cupos, ni aranceles una vez que se cumple con unas nuevas reglas de origen.

Se presentará ante los integrantes de la Comisión de Comercio Interior e Inversión de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), detalles sobre el capítulo automotriz del nuevo acuerdo.

Por su parte, el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, se pronunció a favor de trabajar en una planeación económica regional que beneficie a las entidades con presencia de la industria automotriz; sostuvo que es momento de trabajar en coordinación y continuar dando certeza a las inversiones que permita que la zona centro-occidente se vea como la más fuerte del país.

A la reunión asistieron los mandatarios de los estados de San Luis Potosí, Juan Manuel Carreras López; de Querétaro, Francisco Domínguez Servién; de Puebla, José Antonio Gali Fayad, así como la gobernadora electa, Martha Érika Alonso Hidalgo y secretarios de Desarrollo Económico de Baja California, Coahuila, Estado de México, Nuevo León, Sonora y Chihuahua.

La industria automotriz es el principal receptor de inversión extranjera directa en el país; contribuye con el tres por ciento del PIB nacional y ha posicionado a México como el séptimo productor mundial de vehículos, el quinto de autopartes y el primero de América Latina en ambos rubros.

Se trata de una actividad económica que ha permitido establecer una cadena de valor en el territorio nacional que involucra a 24 estados del país, 1.9 millones de empleos directos e indirectos, así como impactos en 157 actividades de la industria manufacturera, el comercio y los servicios.