Por FRANCISCO VARGAS M.

El valiente y estupendo novillero lagunero Arturo Gilio, una vez que cumplió con el programa de rehabilitación de la lesión en la zona cervical del cuello, que sufrió el pasado 4 de septiembre en la Plaza de Santoña, misma que le produjo un novillo de la ganadería sevillana de Juan Antonio Ruiz “Espartaco”; reapareció y retomó la actividad realizando labores de tienta en el campo bravo, en la ganadería duranguense Arturo Gilio, divisa color verde botella, rojo y negro, propiedad de su señor padre, el matador de toros en retiro y empresario Arturo Gilio Hamdan, quien tiene su dehesa en el rancho El Peñolito, enclavado en el municipio de Mapimí.
Arturo Gilio después de casi dos meses de inactividad, tentó dos vacas, mismas que por su gran calidad en sus embestidas, le permitieron trazar muletazos de gran calidad, temple y hondura, gustándose en cada uno de sus pases; siendo lo más importante de todo que se sintió bien y sin ninguna molestia.
Continuando con su preparación, Arturo Gilio para la próxima semana tiene varias invitaciones para hacer tentaderos, entre ellos en las ganaderías de La Concha y El Salitrillo; por su parte su administración se encuentra trabajando para el regreso de Arturo Gilio mismo que se tiene contemplado para el próximo mes de diciembre; así como también se encuentran en el seguimiento del trámite de la renovación de su visa de trabajo para que pueda regresar a España el próximo año e iniciar una nueva temporada, y continuar en ese interesante proceso y proyecto que lo llevará en un futuro a cumplir una de sus metas, que es tomar la alternativa con fuerza y gran ambiente. (pacovargas_@hotmail.com)

¡Participa con tu opinión!