Por FRANCISCO VARGAS M.

El destacado joven novillero lagunero Arturo Gilio, festejó su cumpleaños vigésimo primero de la mejor manera, toreando en la Plaza de Toros “Jorge ‘Ranchero’ Aguilar” de Tlaxcala, donde tuvo una gran presentación, en un festejo que se llevó a cabo siguiendo todos los protocolos de salud y con un aforo reducido.
Se jugó un encierro de la ganadería de Tenexac, del cual sobresalieron los toros corridos en cuarto, quinto y sexto lugar; sin presentar complicaciones todos en términos generales.
El matador Ernesto Javier “El Calita” en su primero escuchó palmas; y en el segundo se superó para cortar una merecida oreja.
Héctor Gabriel recibió palmas, y en el otro estuvo lucido con capa y muleta para que se le concedieran las dos orejas.
Arturo Gilio en el primero dejó escapar trofeos que ya casi tenía en la espuerta por fallar con el acero.
Lo mejor vino con el segundo, al que le hizo una gran e importante faena por ambos lados, templada y con enorme clase, ante un astado bravo de embestidas claras, francas, nobles, y de gran calidad. Desde el inicio de la faena Arturo se hizo del toro para fijarlo y meterlo a la muleta, logrando importantes series por ambos perfiles con su sello personal, mismas que calaron fuerte en los tendidos. Al final el respetable solicitó el indulto del bravo toro, mismo que fue concedido acertadamente dando la vuelta triunfal el valiente novillero. (pacovargas_@hotmail.com)