Por FRANCISCO VARGAS M.

El destacado joven lagunero Arturo Gilio, tuvo una gran actuación en Beziers, Francia, al cortar una oreja de peso, en la Novillada Matinal, premio que logró tras realizar una importante, lúcida y artística faena, que convenció al exigente y conocedor público francés.
Con el quinto de la tarde, segundo de su lote, Arturo derrochó enorme valor, afición y torería, estando muy por encima de su astado, perdiendo las orejas que casi ya tenía en su espuerta, por fallar con el acero, siendo reconocido por el público con una calurosa vuelta al ruedo.
Ante una buena entrada se jugaron novillos de la ganadería de Cuillé, mismos que resultaron manejables y no presentaron complicaciones
Carlos Olsina tuvo silencio en su primero, y en el otro cosechó una oreja.
Como lo apuntamos, Arturo Gilio cortó una oreja y en el otro dio vuelta al ruedo.
Cristian Parejo se llevó una oreja en el primero de su lote, mismo premio que conquistó con el cierra plaza.
Con el corte de esta importante oreja, Arturo Gilio dejó claro que su objetivo es triunfar cada festejo en Europa y llegar a ser un matador importante, siendo su principal objetivo convertirse en figura y seguir confirmando que: “La grandeza del toreo es la bella creación del arte, en donde se pone en juego la existencia de la vida sobre la muerte”. (pacovargas_@hotmail.com <mailto:pacovargas_@hotmail.com>)