GRAF098. BARCELONA, 30/06/2020.- El centrocampista del Atlético de Madrid Saúl Ñíguez (d) lanza el penalti que supuso el segundo gol del equipo ante el FC Barcelona, durante el partido de LaLiga que FC Barcelona y Atlético de Madrid disputan hoy martes en el Camp Nou, en Barcelona. EFE/Alberto Estévez

Cada partido que pasa es una oportunidad que deja pasar el Barcelona en su pelea directa con el Real Madrid por el título de liga. El Camp Nou, vacío, pero con playeras con dorsales de aficionados en una dinámica que hizo el club para que los hinchas se sintieran parte del partido, recibió el duelo tan esperado entre blaugranas y colchoneros que resultó ser más interesante de lo que se esperaba sobre todo por el estilo del Atlético de Madrid. En veinte minutos se vivieron emociones al por mayor que pusieron a más de uno al filo de la butaca.
Explosivos fueron los primeros instantes con llegadas de ambos lados, Llorente intentando del lado visitante y Suárez con un tiro discreto en su falta de ritmo evidente. Al 6′ casi se abre el marcador con un tiro centro de Yannick Carrasco que Diego Costa se quedó a centímetros de empujar con una barrida llena de esfuerzo, Rakitic contestó con un disparo lejano avisando a Oblak que intervino adecuadamente. Al 10′ llegó la primera de gran peligro luego de una mano de Saúl Ñíguez a las afueras del área desde la derecha por la línea de fondo, Messi cobró fuerte cerrado y Diego Costa alcanzó a mandar a tiro de esquina, en el córner, Messi repitió la dosis con un cobro cerrado que esta vez el delantero colchonero terminó metiendo en su propia puerta en su intento de despeje dándole esperanzas al Barca de sacar los tres puntos.
Poco le duró la alegría al Barcelona que nuevamente vio cómo su defensa no podía ante una ofensiva rival con velocidad. Carrasco trajo de corbata tanto a Semedo como a Piqué hasta que en una contra el belga se fue solo por la pradera izquierda, al ingresar al área realizó un recorte hacia dentro y Vidal lo terminó derribando en un claro penal. Diego Costa fue protagonista al errar su disparo con un Ter Stegen gigante, pero el VAR repitió el penal ya que el arquero alemán se adelantó antes del cobro. Saúl tomó la pelota definiendo cruzado para empatar los cartones.
Al 22′, Messi estuvo a punto de hacer un golazo a lo Messi disparando desde la escuadra derecha del área en un tiro que fue cerrando hasta rozar la horquilla izquierda del arco, la primera mitad terminó con un tiro libre del 10 culé que fue desviado por la barrera, Oblak alcanzó a reaccionar para mandar a tiro de esquina.
Iniciando la segunda parte de nueva cuenta apareció la emoción en las áreas cuando Felipe derribó a Nelson Semedo dentro del área en otro penal. Lionel Messi tomó la pelota y con una clase de otro planea cobró a lo panenka engañando a Oblak regresándole la ventaja a los de casa, este fue el gol 700 en la carrera del argentino que junto a Cristiano Ronaldo son los dos únicos jugadores en activo en alcanzar esa cifra.
Solamente siete minutos después Carrasco de nueva cuenta hizo estragos en la defensiva blaugrana, esta vez Semedo lo derribo sin intención chocando su rodilla con la pierna del belga cuando corría en un penal sin intención. Saúl cobró fuerte cruzado, Ter Stegen adivinó y alcanzó a tocar la pelota, pero la fuerza lo terminó venciendo para igualar el marcador.
A partir de ahí el partido se volvió rocoso. Suárez con poca aportación, Messi con mucha marca y un Quique Setién sin personalidad que mantuvo tanto a Ansu Fati como a Griezmann en la banca hasta faltando poco menos de diez minutos en el cronómetro. El empate imperó y el Barca demostró incapacidad para abrir la defensiva rojiblanca con un Riqui Puig voluntarioso que fue de lo mejor del equipo. El empate hace que el Barcelona llegué a 70 puntos, uno por detrás del Real Madrid que enfrentará mañana al Getafe con la oportunidad de sacar ya cuatro puntos de ventaja siendo favoritos a alzar el título.