Trabaja el Centro de Apoyo a Niños con Cáncer en Aguascalientes un programa denominado “Reintegración a la Escuela”, a través del cual buscan que los menores que tienen dicho padecimiento puedan tener un regreso lo más “normal” posible mediante intervenciones para que la comunidad escolar arrope a dichas personas, destacó su coordinador, Roberto Flores Salas.

El activista comentó que hace unos días hicieron por primera vez dicho programa a través del cual se busca que un niño con cáncer se adapte nuevamente a las condiciones de la escuela y también sus compañeros se adapten a las condiciones de él y todos entiendan que está diferente porque tiene una enfermedad. “Porque muchas veces los niños les dicen a sus compañeros que tiene una enfermedad llamada cáncer, pero a veces los chicos se quedan con la información que ellos conocen porque nadie les explica detalladamente qué es, lo que significa, cuáles son los efectos y por qué está en tratamiento”.

Estableció que luego de que un niño es diagnosticado con cáncer, la vida le da un giro de 180 grados y muchos abandonan a amigos, los hábitos y hasta dejan la escuela, lo cual les afecta en el aspecto socioemocional, al no poder convivir con otras personas de su edad y no poder sentirse normal y no estar en un hábitat de igualdad en el desarrollo escolar. “Los niños lo empiezan a resentir, muchos quieren regresar a la escuela, pero al ser diferentes, el tratamiento los pone en otras condiciones ya que existen cambios físicos y también tienen algunas cuestiones cognoscitivas diferentes que cambiaron a raíz de los tratamientos”.

De ahí que esta intervención que Canica Aguascalientes hace en las escuelas justamente busca poderles explicar a los niños con un lenguaje que entiendan, con una situación que ellos vivan para que la comunidad escolar abrace y arropen a un niño o a una niña con tal enfermedad y sea más fácil reintegrarse a la escuela y pueda salir adelante en la adaptación “lo más normal” que le pueda ser posible regresar.

¡Participa con tu opinión!