Llegó a la entidad el primer lote de vacunas contra la influenza, las cuales serán aplicadas, a partir del próximo tres de noviembre, a personal de salud y la población vulnerable, entre la cual se encuentran menores de cinco años, así como adultos mayores de 60 años, además de personas que padezcan alguna enfermedad crónica y mujeres embarazadas.

Guadalupe Durón Montoya, responsable del Programa Estatal de Vacunación Universal del Instituto de Servicios de Salud del Estado, detalló que, en total, se recibieron 36 mil 640 dosis, las cuales ya se encuentran en el Centro Estatal de Vacunología, comenzando la distribución hacia cada una de las entidades de salud donde serán aplicadas.

Se espera que las autoridades del sector salud federal sigan enviando el biológico hasta alcanzar las 380 mil vacunas que se requieren para los grupos en riesgo. Detalló que se estará aplicando en todas las unidades de salud de primer nivel de la entidad y que el protocolo sanitario ordena que debe haber una espera de 14 días entre la aplicación de la vacuna contra el COVID-19 y la de la influenza.

“El objetivo es que el mayor número de la población meta se encuentre vacunado contra la influenza para el mes de diciembre, pues, de acuerdo a las estadísticas, durante enero, febrero y marzo, es cuando aumenta la incidencia de esta enfermedad”, expresó.