Benito López
Agencia Reforma

Nuevo Laredo, México.-A pesar del miedo a los contagios por el Covid-19, paseantes de Estados Unidos y nacionales arribaron a la frontera tras el inicio de la temporada de caza de venado cola blanca.

En la primera semana de la temporada cerca de 250 cazadores llegaron por los puentes Internacionales a Nuevo Laredo, provenientes principalmente de Houston, Dallas, San Antonio, Atlanta, y Pensilvania del extranjero; y del interior del País de Guadalajara, Ciudad de México, Querétaro y Cancún.

“Sentimos que comenzó bien la temporada, consideramos que un buen porcentaje de los cazadores que vienen a esta región de Tamaulipas, estuvieron haciendo sus pininos de cacería en este inicio de la temporada”, indicó Trinidad Benavides García, de la Asociación Nacional de Ganaderos Diversificados (ANGADI), de Nuevo Laredo.

En Tamaulipas la temporada de caza de venado arrancó el pasado fin de semana y concluye el tercer domingo de febrero del próximo año.

En Coahuila la época inició ayer, mientras que en Nuevo León el próximo viernes, donde junto con Tamaulipas conforman la región Noreste que cuenta con más de 800 ranchos cinegéticos.

“Ya tenemos registrado hasta ahorita más o menos un 30 por ciento de los que vinieron el año anterior, que hicieron su cancelación por motivo de la pandemia, ya que este rebrote está siendo agresivo en Estados Unidos”, mencionó.

Los cazadores, precisó, permanecen un promedio de una semana en los ranchos, y después regresan a sus casas.

El Alcalde de Nuevo Laredo, Enrique Rivas, estimó que la actividad genera una derrama económica superior a los 10 millones de dólares.

Rivas previó que esta ocasión la derrama se vea mermada hasta en un 50 por ciento.

“Esta es una de las temporadas más importantes del año para la economía de esta región, por la gran derrama que dejan, se estima que puede ser entre 10 y 11 millones de dólares la derrama económica que impacte directamente”, mencionó.