CDMX.- Ben Affleck considera que haberse divorciado de la actriz Jennifer Garner es el mayor arrepentimiento que tiene, según reveló en entrevista para The New York Times.
“El mayor arrepentimiento de mi vida es este divorcio. La vergüenza es realmente tóxica. No hay subproducto positivo de la vergüenza. Es sólo una sensación tóxica y horrible de baja autoestima y autodesprecio”, comentó.
El actor añadió que su relación con Garner, de quien se separó tras 13 años de matrimonio, fue en declive por sus problemas con el alcohol.
“Bebí relativamente normal durante mucho tiempo. Lo que sucedió fue que comencé a beber más y más cuando mi matrimonio se estaba desmoronando. Esto fue en 2015 y 2016. Mi consumo de alcohol, por supuesto, creó más problemas matrimoniales”, confesó.
Aunque el protagonista de Perdida dijo que reconoce los errores que cometió en su pasada relación, agregó que trata de no obsesionarse con el tema.
“No es particularmente saludable para mí obsesionarme con los fracasos, las recaídas y dejarme vencer. Ciertamente he cometido errores. Ciertamente he hecho cosas de las que me arrepiento, pero uno debe levantarse, aprender de ello, aprender un poco más y tratar de seguir adelante”, expresó.
Affleck también hizo hincapié en el daño que hace entrar en un círculo vicioso y lo importante que es buscar una mejor salida cuando se es una persona con comportamiento compulsivo.
“Intentar hacerte sentir mejor al comer o al beber o al tener sexo o al apostar o al comprar o lo que sea. Pero esto termina haciendo que tu vida empeore. Entonces lo repites para hacer que la molestia se vaya. Y ahí comienza el verdadero dolor. Se vuelve un círculo vicioso que no puedes romper. Al menos eso es lo que me ocurrió a mí”, señaló.
Affleck y Garner finalizaron su divorcio en 2018, y comparten la custodia de tres niños: Violet, de 14 años, Seraphina, de 11, y Sam, de 7.
(Staff/Agencia Reforma)