Claudia Guerrero 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: El Presidente Andrés Manuel López Obrador arremetió contra la diputada española Cayetana Álvarez de Toledo por haber criticado en un foro su política de «abrazos, no balazos».

«Acaban de traer una señora de una asociación que hay en México, una diputada española. Sí, le dieron una gran difusión los conservadores, vino a hablar mal de mí, la verdad, es un timbre de orgullo», expresó López Obrador en conferencia.

El pasado 9 de marzo, la diputada española del Grupo Parlamentario Popular criticó en un foro la política de «abrazos, no balazos» al tacharla de ser la responsable de miles de asesinatos en México.

«México, este País formidable, esta Nación admirable, esta potencia económica y cultural impresionante está siendo tomado por el crimen organizado por la complacencia de quienes debieran defenderlo; ‘abrazos no balazos’, o más bien abrazos a los que dan balazos, el eslogan es bonito, pero el resultado es catastrófico para la democracia y sobre todo para los jóvenes», acusó.

Cayetana Álvarez de Toledo, representante parlamentaria de derecha, añadió en su participación en un evento en el Auditorio Metropolitano de Puebla que hay soluciones para evitar que el crimen avance.

Frente a empresarios, y un sector de jóvenes, la también periodista pidió a jóvenes defender la democracia. Y su discurso fue compartido en redes sociales por algunos representantes de la política en México como el ex Presidente Felipe Calderón y también entre asociaciones civiles.

Ante esto, esta mañana en Palacio Nacional, el Mandatario federal descalificó a la diputada al decir que proviene de la ultra derecha de España ligada a Iberdrola.

«Porque esta joven señora pertenece a la ultra derecha, más a la derecha de Iberdrola», agregó.