Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador y funcionarios de su Gobierno arremetieron ayer contra el juez federal que otorgó suspensiones provisionales contra la obligación de registrar una línea telefónica en el nuevo Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (Panaut).

El Presidente afirmó que el impartidor de justicia está al servicio de “minorías rapaces”, mientras que el subsecretario de Seguridad, Ricardo Mejía Berdeja, lo acusó de ser un “juez a modo” y un “quedabien”.

El juez Juan Pablo Gómez Fierro notificó el martes una suspensión provisional para que un usuario de telefonía celular no pierda su línea por no entregar sus datos biométricos y personales para el Panaut, y ayer notificó otras cinco suspensiones, al considerar que la obligación puede violar derechos humanos.

En su conferencia mañanera, el Presidente dijo que el juez actúa al servicio de minorías rapaces y recordó que Gómez Fierro fue quien otorgó suspensiones contra la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica.

“Ya un juez a modo, un juez por encargo, el Juez Gómez Fierro, que es el que utilizan siempre los grupos de interés cuando hay un interés en contra de la reforma eléctrica, ahora contra la seguridad, es un juez de contentillo”, dijo Mejía.