Adrián Basilio
Agencia Reforma

CDMX.- Una revisión en la suspensión y la estabilidad es necesaria para reorientar el rumbo en lo que resta de la temporada, después de los incidentes con los autos en el Gran Premio de Mónaco, advirtió el jefe de Red Bull, Christian Horner.
El directivo de la escudería austriaca reconoció que lo ocurrido en dicho circuito, donde ni Sergio Pérez, quien abandonó debido a un choque en la primera vuelta, ni Max Verstappen subieron al podio, no fue del agrado de nadie en el equipo, pero les dejó lecciones para abordar las fallas, ya que cuentan con una gran cantidad de datos.
«Obviamente, esta carrera se gana en sábado y ahí es donde tuvimos un mal día», expresó Horner al portal de la F1. «En este circuito (Mónaco), no supimos aprovechar nuestras fortalezas y necesitamos entender cuáles son esas debilidades», añadió.
Horner insistió en la necesidad de prestar atención a varios aspectos para mantener la competitividad. «Es un proceso continuo una vez que te sumerges en la ley de los rendimientos decrecientes y, por supuesto, tu enfoque cambia dependiendo de tus debilidades. El auto funciona con nuestra suspensión del año pasado y no parece tener estos problemas; debemos entender si es algo que hemos incorporado», señaló.