Verónica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En el río revuelto en el que se encuentran los sindicatos por la reforma laboral, quien está pescando contratos colectivos es la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), que dirige Pedro Haces, la cual se presenta como el rostro del nuevo sindicalismo.
Su victoria más reciente fue en la planta de Nissan, en Aguascalientes, donde peleó la titularidad del contrato colectivo en 2019, pero fue hasta agosto pasado cuando se efectuó el recuento en el que los trabajadores decidieron echar a un sindicato de la CTM.
La CATEM también celebra convenios como el del Consejo Nacional de Index, donde se agrupa la industria manufacturera de exportación. Este organismo calificó a la CATEM como «una de las entidades sindicales más importantes».
Otro de estos acuerdos fue con la cadena hotelera City Express, a través del cual se ofrecen descuentos a los trabajadores afiliados a la CATEM de hasta 30 por ciento en tarifas.
CATEM se mueve en diferentes pistas, ya sea peleando la titularidad de contratos colectivos, en la política y en alianzas con las cúpulas empresariales, que facilitan su aceptación. Por ello tiene presencia en sectores como el automotriz, transporte, petrolero, construcción y en obras como el Tren Maya.
Para Héctor de la Cueva, coordinador del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical, CATEM está aprovechando que la CTM pierde terreno y está siendo rechazada por los trabajadores, pero en realidad se están reciclando liderazgos viejos.
Pablo Franco, consultor en materia laboral, afirmó que en la estructura de CATEM se pueden ver nombres ligados a la CTM como Jorge Neyra Sosa, representante del organismo en el Estado de México, quien a su vez es hijo de Armando Neyra Chávez, quien fuera líder cetemista en esa entidad.
Por otro lado, está Elpidio Díaz Escobar, secretario general de la organización en Puebla, quien también perteneció a la CTM.

¡Participa con tu opinión!