Aline Corpus
Agencia Reforma

ENSENADA, BC.- Al menos 16 hectáreas agrícolas y de conservación fueron devastadas en el Valle de Guadalupe, la joya vitivinícola de Baja California, para realizar hoy y el domingo un concierto con el artista de música regional, Christian Nodal.
El abogado del sector vinícola, José Julio Santibañez, denunció que el movimiento de tierra se realiza sin permiso en un predio –de uso agrícola y de conservación– sobre la carretera El Tigre-San Antonio de las Minas, en el Valle de Guadalupe, a dos kilómetros de la Ruta del Vino.
La adecuación del lugar denominado «Foro APM» está a cargo de la empresa APM Producciones, de Ángel Martín Peña Lucero y Pedro Alejandro Montejo Peterson, actual presidente de la asociación de maquiladoras, Index Zona Costa.
«Si hubiese un permiso, que no creo que haya, estaría mal dado, no conocemos ninguno, no se ha transparentado», afirmó el abogado.
El Reglamento de zonificación y usos de suelo para el Programa Sectorial del desarrollo urbano-turístico de los valles vitivinícolas de Ensenada, región del vino, prohíbe la remoción de vegetación.
«Se prohíbe la remoción de vegetación endémica o nativa de la zona, fuera del área de desplante de la vivienda o del área de siembra agrícola. Se prohíbe la modificación de la topografía natural del lugar, (salvo para un) desplante de la vivienda, (y) en el caso de la siembra agrícola es necesario respetar la topografía», indica el artículo 13, fracción V.
Y el artículo 24 agrega: «Se prohíbe la construcción de elementos que predominen visualmente en el entorno. Deberán procurarse conservar las características físicas y ambientales de la topografía, evitando alteraciones y transformaciones de montañas, cerros, lomas, valles, cañadas y cañones y zonas de riqueza ambiental y paisajística».
La organización civil Por un Valle de Verdad, conformado por los sectores académico, vitivinícola, de alimentos, acusó el «uso de suelo irregular» y «un fraude inmobiliario» por parte de APM Producciones.
Por lo que urgió al Gobierno municipal y del Estado a la cancelación de estos espectáculos.
Un expediente de la Dirección de Administración Urbana, Ecología y Medio Ambiente, refiere que, ante el Ayuntamiento, la empresa sólo solicitó un permiso para consumo de bebidas alcohólicas y de recolección de basura para realizar el concierto.
Paula Piojan, consultora en vegetación nativa, advirtió que este tipo de deforestación potencializa el cambio climático, una condición que no es benigna para la vocación vitivinícola.
«Es una tragedia», apuntó, «un terreno desmontado tarda más de 100 años en recuperarse. La vegetación ayuda a la captación de agua en temporadas de lluvia, y esto ya no va a suceder ahí».
El pasado miércoles, el Gobierno del Estado suspendió el movimiento de tierra, pero el jueves se reactivaron los trabajos.