Usuarios del servicio de agua potable en la capital expresaron su malestar debido a la falta de lugares disponibles para realizar el pago de sus recibos del Modelo Integral de Aguas de Aguascalientes (MIAA). La ausencia de un sistema funcional en los puntos autorizados ha obligado a muchos ciudadanos a dirigirse directamente al Centro de Atención Municipal, lo que genera pérdida de tiempo y gastos adicionales en traslados.

Desde tempranas horas, las instalaciones del MIAA en la avenida Adolfo López Mateos Poniente se ven abarrotadas, principalmente por adultos mayores, quienes, a pesar de las bajas temperaturas, buscan cumplir con sus obligaciones. No obstante, la falta de un sistema operativo en los puntos de pago ubicados en supermercados y tiendas de conveniencia complica el proceso de pago para muchos, según han señalado.

Un ejemplo del malestar lo manifestó el señor Raúl López, quien denunció la ausencia de un sistema que permita a los trabajadores del organismo registrar a los adultos mayores para aplicarles el descuento de la tercera edad. Esta situación agrava la problemática que enfrentan los usuarios, ya afectados por la ineficiencia en los puntos de pago.

A pesar de casi dos meses de operaciones, las instalaciones del MIAA sólo cuentan con tres empleados encargados de los cobros y otros tres atendiendo diversas áreas de servicio al cliente. Esto resulta en interminables filas que persisten durante todo el día, con más de cinco cajas que aún no se han habilitado.

RITMO BUROCRÁTICO. La lentitud en el servicio se ha hecho patente en el modelo, ya que desde la llegada al edificio, los usuarios deben tomar un turno y esperar. Aunque se dé prioridad a los adultos mayores, se les requiere tomar otro turno si necesitan un servicio distinto al pago, lo que resulta en un tiempo promedio de espera de 40 minutos.