Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Con fallas en los horarios de programación, dificultades para encontrar los canales digitales y caídas de las plataformas de conexión, casi 31 millones de estudiantes regresaron ayer a clases de manera virtual.
La gran mayoría de los estudiantes no logró hacer contacto con sus maestros antes de iniciar el curso y fueron sus padres, ya sea en casa o en lugares de trabajo, los que asumieron esa tarea.
Erik Damián Rodríguez comenzó a cursar el primer año de primaria y lo hizo en el puesto de verduras de su familia, en el Mercado de la Lagunilla.
“Él espera volver a su salón pronto, no sabe todavía que va a cambiar de escuela y que ya está en otro nivel, en primaria”, dijo su madre, Marisol Elizabeth.
Bárbara Peña, maestra del kínder Tonalí, en Tláhuac, reconoció que los padres de familia tienen dudas e incluso reclamos. “Los papás están preocupados, muchos no tienen internet y dicen que no tienen”, lamentó.
El titular de la SEP, Esteban Moctezuma, aseguró que los alumnos serán evaluados cada tres meses ya sea presencial o virtualmente, dependiendo la modalidad que cada escuela determine, y reiteró que el regreso a los salones de clases se dará hasta que haya mínimos riesgos de contagio de Covid-19 entre los alumnos.