Enero es el mes con mayor incidencia de demandas laborales contra empresas, afirmó Carlos Núñez Ponce, abogado. Esta tendencia se debe a que, tradicionalmente, muchas relaciones laborales concluyen al inicio del año, lo que conduce a un aumento en las demandas por despidos injustificados.

Durante el final del año, se observa un incremento en las contrataciones para satisfacer la demanda que surge desde octubre en distintos sectores y actividades, según Núñez Ponce. Con el cierre de diciembre, la necesidad de personal disminuye, generando conflictos laborales en algunos casos debido a la finalización de las relaciones de trabajo. Es fundamental prestar atención a estos asuntos, destacó el asesor jurídico.

El abogado explicó que, aunque el aumento no es exponencial, enero siempre registra el mayor número de demandas laborales, principalmente debido a despidos injustificados y abandono de trabajo. Estas situaciones son un factor crítico que las empresas deben considerar en sus estrategias de prevención.

Núñez Ponce señaló que los juicios laborales no atendidos oportunamente pueden acarrear costos elevados para empresas de cualquier tamaño, pero son particularmente perjudiciales para los negocios pequeños. Subrayó la importancia de que las empresas adopten medidas básicas para evitar demandas, como formalizar contrataciones y protocolizar las terminaciones laborales mediante documentos legales, el uso de sistemas de control de entrada y salida, entre otras prácticas.

Finalmente, recomendó evitar acuerdos informales o de palabra, ya que carecen de validez legal y no son admisibles como prueba en los juzgados laborales.