Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La comparecencia, por segunda ocasión en el Senado, de los aspirantes a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) devino en sainete.
Los candidatos reprocharon a los legisladores de Oposición las críticas y cuestionamientos que les hicieron en la primera comparecencia hace un mes. Durante ocho horas afloraron los reclamos por encima de las consultas técnicas.
En actitud retadora, Edmundo Sánchez, uno de los mejor calificados ante el pleno en el primer intento para elegir a comisionados de la CRE, dijo que no le gustaba “perder el tiempo” al ser cuestionado por los panistas Xóchitl Gálvez y Raúl Paz.
“Mi respuesta es que no tengo nada que añadir a mi exposición”, comunicó el aspirante, tomó las hojas que había leído y salió del salón donde sesionaba la Comisión de Energía.
El candidato Jorge Amaya, quien fue exhibido por no saber qué era un CEL (Certificado de Energía Limpia), reclamó que los legisladores habían sido muy duros en sus cuestionamientos la primera ocasión. “Lastimaron a mi familia, a mis hijos”, les dijo.
Los aspirantes Norma Leticia Campos y Ángel Carrizales echaron en cara a Gálvez haber mostrado en tribuna unas “orejas de burro” para descalificarlos.
“A lo mejor hay que ponernos también la peluca de payaso porque esto es un circo”, propuso Carrizales.
La Secretaria de Energía, Rocío Nahle aseguró que los aspirantes son personas que saben desde que se produce la molécula, cómo se transporta y hasta su último destino.
“Eso es lo que nos interesa porque para eso es la Comisión Reguladora de Energía”, dijo tras una reunión con el Presidente.
Hoy se reúne nuevamente la Comisión de Energía para dictaminar sobre el futuro de las ternas.