Arely Sánchez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Basados en la venta de productos elaborados a base de cannabis que carecen de registro sanitario y de permiso de comercialización, la empresa Share Life está construyendo en México una red de distribuidores bajo el modelo piramidal.
Bajo dicho modelo se invierten fuertes sumas aportadas por personas reclutadas con engaños de que obtendrán grandes beneficios, y los ingresos se distribuyen entre quienes encabezan a dichas empresas, pero no llegan a la base de la pirámide, lo que da pie al fraude.
Share Life importa y comercializa productos con cannabis bajo la marca Greatful entre los que se encuentran suplementos, ungüentos y gotas que prometen revertir ciertos tipos de cáncer.
Desde finales del 2018, la empresa comenzó una agresiva campaña de reclutamiento de personas dispuestas a invertir entre 14 mil y 50 mil pesos para comprar lotes de productos elaborados en Estados Unidos y cuya presencia en el País es ilegal, según confirmó la Cofepris.
El organismo agregó que la importación de los productos Greatful está prohibida por no haberse autorizado ningún permiso para traer y comercializar dichos productos en México.
En las reuniones de reclutamiento, los promotores de Share Life aseguran que los productos son totalmente legales y que su venta crecerá a tasas del 700 por ciento. Una de las principales promotoras de la marca es la ex modelo Soraya González.
Mientras más personas sean atraídas a la red, los promotores obtienen ingresos que van de 7 mil a 300 mil pesos.
Tania Ramírez, directora de Política de Drogas de México Unido Contra la Delincuencia, explicó que la falta de una regulación, en espera desde el 2018, ha generado la oportunidad de que surjan intentos de estafa.
Al no ser considerado un esquema financiero, los consumidores quedan desprotegidos, de acuerdo con la Condusef.

¡Participa con tu opinión!