Claudia Salazar 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: La fracción de Morena en la Cámara de Diputados acumuló casi 100 millones de pesos de ahorros, dinero que no es auditado por ninguna autoridad y que lo podrán gastar durante las campañas electorales.

A lo largo de la actual Legislatura, Morena ha recibido mil 482 millones de pesos, de donde hace sus guardaditos.

La mayoría de ese monto se ha justificado como egresos en el concepto «otros asuntos generales», sin que se sepa el destino del dinero público que les entrega.

En la Cámara de Diputados se presentan informes semestrales y cuatrimestrales, que son necesarios revisar para determinar la suma total de las subvenciones recibidas y el saldo que reportan los partidos antes de las campañas.

El «cochinito» se generó de las subvenciones que en 28 meses recibió la bancada para apoyar el trabajo parlamentario, gastos administrativos y el pago de sueldos de colaboradores.

Por ser la fracción mayoritaria, con 201 diputados, Morena recibe al mes un promedio de 56 millones de pesos.

Tan sólo de marzo a agosto de 2023, el grupo mayoritario reportó ingresos de 340.4 millones de pesos y egresos por 306.5 millones.

El informe de ese cuatrimestre refiere un saldo inicial de 66.9 millones de pesos y un saldo final de 100.8 millones, es decir, Morena incrementó el «cochinito» con 34 millones.

Luego, en el informe cuatrimestral de septiembre a diciembre de 2023, Morena reportó que recibió otros 247.2 millones de pesos de subvenciones. Tuvo egresos por 245.7 millones y erogó otros 7.2 millones de gastos de operación, para un total de 252.9 millones de pesos de gastos.

Debido a que erogó más que los ingresos recibidos, Morena completó su gasto con el remanente del «cochinito», por lo que éste quedó en diciembre pasado en 95 millones 92 mil pesos.

Todo ese dinero se guardó y no fue reingresado a la Tesorería de la Federación durante los ejercicios fiscales de 2021, 2022 y 2023.

Hasta la fecha, el coordinador Ignacio Mier no ha informado en qué se gastará el «cochinito» de la bancada.

Morena podrá disponer de tal dinero justo cuando los legisladores de la «burbuja» de la fracción morenista están ya en campaña y no han pedido licencia.

Mier es candidato al Senado por Puebla, el vicecoordinador Leonel Godoy va por la reelección en Michoacán y Aleida Alavez buscará la alcaldía de Iztapalapa.

Óscar Cantón Zetina es candidato al Senado por Tabasco; y Mario Miguel Carrillo, primo del dirigente de Morena, Mario Delgado, es candidato a diputado de reelección en Puebla.

Cuando está por acabar una legislatura, las fracciones parlamentarias cierran sus cuentas bancarias, hacen cortes financieros y dejan recursos mínimos sólo para atender los primeros gastos de la nueva bancada que se formará a partir de septiembre.

Para gastarse el «cochinito» de 95.1 millones de pesos, la bancada de Morena tendría que gastarse 11.8 millones al mes, de enero a agosto de este año, es decir 394 mil pesos al día.

Ello, sin contar con que la fracción mayoritaria podrá seguir engordando el «cochinito», dado que recibirá las subvenciones que le corresponden hasta el mes de agosto, cuando concluye la Legislatura.

La Cámara de Diputados continuará con el depósito de las subvenciones que les correspondan a los grupos parlamentarios, aunque desde el 30 de abril termine el periodo ordinario de sesiones.