César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En la explanada del Monumento a la Revolución, el Frente Nacional AntiAMLO (Frena) realizó lo que llamó un “juicio ciudadano” contra el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

En el lugar instalaron un escenario, en el que el líder de Frena, Gilberto Lozano, interpretó el papel de juez, en un “juicio” que tuvo por acusadores a 13 ciudadanos.

Antes de hacer las imputaciones, Lozano aseguró que el Presidente fue notificado del evento, por lo que preguntó si había algún representante del Mandatario para defenderlo.

Ante el silencio, los simpatizantes de Frena comenzaron a gritar frases como “¡Tiene miedo!”, “¡Nadie quiere defenderlo!” y “¡Cobarde!”.

En el “juicio”, realizado luego de una marcha desde el Ángel de la Independencia, los acusadores señalaron a López Obrador de delitos como violar los derechos humanos de las mujeres.

Por el manejo de la pandemia lo acusaron de genocidio; por la falta de tratamientos a niños con cáncer, de crímenes de lesa humanidad.

También le imputaron peculado, corrupción y tráfico de influencias, por los contratos que obtuvo su prima Felipa Obrador con Pemex y el dinero en efectivo que recibió su hermano Pío.

También de fraude, por la rifa del avión presidencial, y traición a la patria por apoyar a migrantes de Centroamérica.

Entre los acusadores estaba Rafael Loret de Mola, quien vinculó a López Obrador con el grupo criminal que encabezaba Joaquín “El Chapo” Guzmán, quien pidió una pena de 186 años de prisión y la destitución inmediata de su cargo.

Ante cada acusación, un “defensor de oficio” designado rebatió los señalamientos parodiando frases recurrentes del Mandatario, como aquellas en las que dice que los ataques en su contra provienen del conservadurismo o de los neoliberales.

Para cada caso, los simpatizantes emitieron su sentencia, cada una de ellas gritando “¡Culpable!”.