César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Morena armó junto a la Alameda, en la Ciudad de México, un «paredón» contra los diputados que rechazaron la reforma eléctrica, pero, eso sí, pacífico.
El «Festival por la Soberanía Nacional» fue un mitin musicalizado que también pretendió mostrar a un partido unido y en su mejor momento, según dijo Citlali Hernández, secretaria general de Morena.
A los lados del templete se colocaron mamparas con las fotos y nombres de los diputados del PRI, PAN, PRD y MC, y cuatro tableros gigantes para que la gente les dejara mensajes a los «traidores».
El coordinador de los diputados de Morena, Ignacio Mier, dijo que se trataba de un «paredón pacífico», para que los legisladores de Oposición fueran «fusilados» con la pluma de la gente.
En ese paredón, Mario Delgado, presidente del partido, cargó el arma y la dejó sobre la mesa, siguiendo con la metáfora. Escribió: «La patria no se vende, la patria se defiende», y luego de plasmar su firma le agregó: «¡Viva México!». Alguien lo azuzó: «¡Cabrones!, Mario».
«Agrégalo, luego van a decir que yo», le dijo Delgado al susodicho, y le dio el plumón para que la frase completa quedara registrada frente a las cámaras.
En el mitin, los morenistas aseguraron que son pacíficos, que exhibir de esa manera a los diputados no es odio y que lo van a hacer a lo largo del País.
«Lo que planteamos nosotros con este festival es que hagamos actos similares en todo el País para informarle a la gente lo que está sucediendo», explicó el senador José Narro.
«Vamos a volver a recorrer el País, vamos a poner de pie a México al lado de nuestro Presidente».
Los líderes de Morena no lo dicen, pero la gente lo entiende y reacciona con insultos y mentadas de madre. Apenas Mier mencionó al ex Presidente Felipe Calderón, alguien gritó: «¡borracho!»
«Eso también es cierto», dijo Mier, «pero yo no lo puedo decir, eso también es absolutamente…».
Luego de asegurar que los legisladores de Oposición se mostraron a favor de las empresas trasnacionales, Delgado preguntó a la gente cómo llamarles.
«¡Culeros, culeros!», respondieron los simpatizantes de Morena. «Traidores a la patria», matizó Delgado, y Citlali Hernández soltó la risa.
Delgado aseguró que si alguien ha sufrido campañas de odio es López Obrador y adelantó que presentarán una denuncia penal en contra de quienes frenaron la reforma eléctrica.
«El pueblo de México va a decidir si retomamos la denuncia que hizo nuestro Presidente en 2014 y presentamos ahora nosotros una nueva denuncia en contra de estos 223 traidores, que se hagan responsables de sus actos», adelantó.
Según Delgado, será a través de una consulta ciudadana como la gente decidirá que se presente la denuncia ante la FGR.
Con bandas de ska, trova y fusiones de cumbia y rock, los discursos de los morenistas fueron amenizados, pero el calor del mediodía obligó a los asistentes a buscar refugio bajo los árboles.
En los pizarrones, la gente escribió viva a AMLO y las consignas que se escuchan en las marchas.
El señor Timoteo Hernández, de 84 años, llegó desde los límites con Morelos, cerca de la caseta de Tlalpan, para mostrar su rechazo hacia los diputados.
«Ya sabemos como se las gastan los de ahora por México, pero ahora al pueblo no lo engañan a despertado de todas las artimañas de los conservadores», escribió.

¡Participa con tu opinión!