Los árboles nativos son importantes porque ayudan a mitigar la problemática del cambio climático que ha vivido el estado en los últimos años y ayudan a mejorar nuestro entorno, por lo que es importante que la comunidad se involucre en su conservación, afirmó María Guadalupe Castorena Esparza, presidenta de Movimiento Ambiental de Aguascalientes.

En el marco de las actividades previas al Día Mundial del Árbol, la activista disertó la charla titulada “En busca del árbol nativo”, organizada por las asociaciones ambientalistas en el estacionamiento del Parque La Pona. Destacó a los árboles nativos, como «resilientes» debido a su capacidad de regenerarse naturalmente en sus entornos originales.

Explicó que muchas personas tienen dificultades para distinguir entre el mezquite y el huizache, por lo que el taller realizado proporcionó las herramientas necesarias para identificarlas. También mencionó otras especies nativas importantes, dependiendo de la región del estado, como en el caso del municipio de Aguascalientes, donde el mezquite, el huizache, el palo bobo y el palo verde son comunes. En contraste, en la Sierra Fría se encuentran el pino, el encino y la manzanita, propias de un bosque templado.

Asimismo, resaltó la conservación de especies nativas como el laurel, que está en peligro de extinción, por lo que subrayó la importancia de no cortar ni vender estos árboles durante su periodo de floración para permitir la reproducción y el crecimiento de nuevos individuos.

Finalmente, dijo que el Día Mundial del Árbol busca generar conciencia sobre la necesidad de proteger y valorar nuestro entorno natural, por lo que las actividades de los ambientalistas incluyeron talleres prácticos, centrados en identificar las características botánicas del mezquite y el huizache, dos especies emblemáticas del estado de Aguascalientes.