Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, afirmó ayer que México no echará la «caballería» a los migrantes haitianos, como se observó en el lado estadounidense de la frontera entre Coahuila y Texas.
Tras presentar una nueva campaña para prevenir el embarazo adolescente, prometió que se les dará atención humanitaria y opciones de integración.
«Vamos a dar una atención humanitaria y opciones para que se integren por una vía regular a nuestro país. Esa es la oferta que se les ha planteado (de tipo laboral), hay que entender también que la aspiración de muchos de ellos es llegar a los estados Unidos, donde ya vimos cómo los están recibiendo.
«Aquí no vamos a aventar a la caballería ni a los ‘rangers’, ni vamos a (actuar) con violencia, y menos con sogas, etcétera, aquí va haber un trato digno y humanitario como corresponde a toda persona nacional o extranjera en el territorio nacional», dijo en conferencia de prensa.
Encinas aclaró que la sola solicitud de refugio en México no es un instrumento migratorio para transitar libremente por el territorio nacional, pues los peticionarios deben permanecer en la entidad donde hicieron la solicitud.
«Eso es falso, es parte del engaño de los grupos de polleros que hacen este tipo de tráfico de personas, la solicitud de refugio establece que tienen que mantenerse en la entidad en donde fue solicitada para poder hacer los requerimientos para acreditar su situación de riesgo», añadió.
El funcionario reiteró que el cambio estructural que representa el hecho de que México haya dejado de ser sólo un país de expulsión y de tránsito, para convertirse en uno de destino, obliga a replantear los mecanismos de integración de las personas migrantes.