Empresarios gaseros descartan realizar paros en Aguascalientes que afecten la venta de gas LP a las familias y a los usuarios, sin embargo manifiestan su temor porque el Gobierno Federal por las medidas que pueda aplicar en contra de este sector, lo que les pueda generar problemas administrativos y hasta cierres que puedan derivar en despidos de trabajadores.

Los gaseros aclararon que en Aguascalientes no hay comisionistas que operen en la distribución del gas, tal y como sí ocurre en otras entidades del país, donde los que reparten dicho combustible, obtienen una ganancia que es suya. Mientras que aquí las empresas tienen a sus propios empleados a quienes les pagan su seguro y todas sus prestaciones, pero ante el Control de Precios ejercido por la autoridad federal, no descartan que pueda haber afectaciones en cuanto al reparto de utilidades y hasta en aumentos de salario. “Quizá no va a haber utilidades, ni tampoco va a haber aumento de sueldo, es lo que va a pasar en muchos lugares, también se tendrá que recortar personal y el servicio se va a demeritar”.

Por lo pronto, descartan la realización de paros en el estado y por el contrario, afirman que por el gas van que seguir trabajando por México y tratando de hacer lo mejor para la sociedad, para sus empresas y sus trabajadores. “No creo que haya ese ánimo aquí todavía, porque son esquemas distintos a como se opera en otros Estados, pero si quebramos como gaseros, muchas familias se quedan sin comer a mediano y a corto plazo y eso nos preocupa como empresarios. Nosotros vamos a seguir hasta que el cuerpo aguante, pero en el buen sentido”.

Sin embargo, reconocen que esta nueva política de control de precios va a empezar a apretar más la economía de las empresas, luego de que cada semana Pemex les sube el precio del gas LP cuando se los vende. “Este control de precios genera un gran problema administrativo para las empresas gaseras, ya que son 145 distintos precios los que hay en el país y hay empresas que venden el gas en todo el territorio nacional”.