Por Rubén Torres Cruz

La falta de personal en el área de Reglamentos es el principal obstáculo con el que se enfrenta el gobierno municipal, para que pueda poner orden en los establecimientos nocturnos y detectar así de manera oportuna posibles irregularidades en su funcionamiento, reconoció el Secretario del Ayuntamiento Jaime Beltrán.

El funcionario detalló que los operativos en antros, bares y en cualquier centro de diversión se realizan de manera periódica, donde se verifican que la licencias estén en regla, que el horario de cierre se respete y que el ruido sea el permitido, además de que no existan menores en el interior. Agregó que los operativos son por sectores y aleatorios, sin embargo, reconoció que la falta de verificadores es evidente. “No se han descuidado los antros de la ciudad, se llevan operativos constantes… hacemos entre tres y cuatro revisiones por semana, por sectores y de manera sorpresiva”, señaló.

Jaime Beltrán agregó que en caso de encontrarse establecimientos nocturnos operando sin tener reglamentada su documentación, se actúa con mano firme y sin tolerancia. Apenas en marzo pasado concluyó el periodo de renovación de permisos, por lo que estarán vigilantes de que todos los negocios cuenten con dicho documento. “Una vez que se detecta se procede conforme marca el Código Municipal, en este caso es la clausura y la invitación al propietario de que ponga en regla ya su documentación, y de no ocurrir esto el lugar sigue clausurado” precisó.

Por cierto, los centros nocturnos clausurados en pasado fin de semana en un operativo en conjunto con la Fiscalía General del Estado y Policía Estatal, ya han ido pagando su respectiva multa.

De acuerdo a información proporcionada por el gobierno Municipal, el establecimiento ‘Michelodias’ y ‘El Eterno’, pagaron 42 mil pesos cada uno, mientras que ‘Up Down’ 15 mil pesos. Cabe mencionar que los propietarios del ‘Gold Palace’ comprobaron que tienen convenio con Finanzas, por lo que se hicieron acreedores únicamente al pago de mil 200 pesos, por no exhibir la licencia al momento de la revisión, mientras que el ‘MC’, se encuentra en proceso de renovación de su licencia.