Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Reunido con la bancada del PT en el Senado, el director de la CFE, Manuel Bartlett, anunció que el Ejecutivo enviará una iniciativa preferente para que ese órgano controle el 54 por ciento de la generación eléctrica y el 46 por ciento restante quede en manos del capital privado.
Bartlett se preció de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador es “un mago político” y podrá conseguir los votos suficientes para cubrir una mayoría calificada, puesto que la reforma será constitucional.
Advirtió que, con las figuras de generadores independientes y las sociedades de autoconsumo, la CFE está en ruta de desaparecer.
“La ley que se aprobó ha sido combatida desde el primer minuto: una vez que se puso en operación, todas las empresas con sus abogados extranjeros han metido más de 300 amparos. Estamos peleando en ese nivel los amparos, pero lo que se necesita es una reforma constitucional”, planteó.
“Y es ahí en donde van a intervenir diputados y senadores nuestros. No tenemos los votos suficientes, pero los van a conseguir”, confió.
La concepción de la reforma, explicó Bartlett, es que “la transmisión y distribución, se conservarán para el Estado; pero, el otro elemento fundamental, es que la CFE deberá mantener siempre, al menos, el 54 por ciento de la generación eléctrica.
“Va a ser una reforma constitucional importante, esencial, y ahora les toca a ustedes (…) Es muy importante porque si bien la ley va avanzando, con todas las dificultades de amparos, de todas maneras es una ley secundaria, y en cualquier momento pueden echarla para atrás con una votación de mayoría simple”, advirtió.
En las salas 5, 6 y 7 del Senado, Bartlett desahogó el jueves una exposición de 51 minutos ante el presidente del PT, Alberto Anaya; la coordinadora de los senadores, Geovanna Bañuelos; otros integrantes del grupo, y el Gobernador electo de San Luis Potosí, Ricardo Gallardo.