Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Mexicanos Primero solicitó al Gobierno federal que las clases presenciales no estén sujetas al semáforo epidemiológico sino que puedan iniciar con un estricto protocolo de seguridad y vigilancia.
El presidente ejecutivo de la organización, David Calderón, calificó de hipócrita que se planeara un protocolo para la apertura de bares, boliches y gimnasios, pero no para las escuelas.
“Es inaudito que en buena parte de México los bares y restaurantes están abiertos y las escuelas cerradas. Dejen ya de estar ausentes. Dejen ya de posponer. ¡Necesitamos una ruta ya!”, reprochó.
“Niñas y niños, adolescentes y jóvenes se están marchitando en cautiverio. Basta de hipocresía, hay que tener un enfoque centrado en los niños”.
Planteó que desde que el semáforo esté en color naranja se preparen las escuelas con infraestructura, insumos, se garanticen servicios básicos, como agua potable, fijar horarios específicos para clases e incluso se especifiquen los tiempos para beber agua y retirar el cubrebocas.
“Hay actividades que se pueden hacer en naranja, con muchísimo cuidado. Las clases presenciales podrían hacerse en los patios, en los parques, afuera de las escuelas. En Madrid, en Roma, cerraron la calle frente del centro escolar, sacaron las bancas y ahí están dando clases”, recordó.
El especialista advirtió que hasta ahora se cuenta con un protocolo que data de la administración pasada.
“La SEP nos ha dicho: ‘hay protocolos’, ¡claro que no! Un protocolo no es un listado de nueve puntos. Disculpen, eso es una presentación de PowerPoint y eso no resuelve la realidad”, dijo.
Calderón sugirió que de forma inmediata se busquen alternativas para la apertura de las escuelas y que se elaboren y publiquen lineamientos detallados.
Además de que se defina en asamblea, con la participación de los diferentes actores educativos, los protocolos nacionales sobre cuándo y cómo será la apertura, y se elabore un calendario con el escalonamiento de actividades.