Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: Morena en la Cámara de Diputados aceleró para el lunes la aprobación de la reforma con la que el Gobierno federal dispondrá de los ahorros de retiro de cuentas inactivas, especialmente de los trabajadores ya fallecidos.

La Comisión de Seguridad Social sesionará el lunes para aprobar el dictamen y se espera su discusión en el Pleno entre martes y miércoles.

Ivonne Cisneros, presidenta de dicha comisión y autora de la reforma, junto con el coordinador Ignacio Mier, negó que la reforma para crear el llamado Fondo de Pensiones del Bienestar signifique una confiscación de los ahorros de los trabajadores.

Sin embargo, al mismo tiempo, reconoció que el objetivo es usar el dinero de los trabajadores muertos para pagar a futuro las pensiones de otros trabajadores.

Con la reforma, en automático, se dispondrá del dinero que está en las Afores en cuentas inactivas, principalmente de los trabajadores ya fallecidos y cuyos beneficiarios no han reclamado el dinero.

Afirmó que la confiscación de recursos se realizó cuando se aprobó el sistema de las cuentas individuales para el retiro y se cancelaron los fondos solidarios del IMSS, primero, y luego del ISSSTE.

La reforma prevé que las cuentas inactivas pasen en automático, sin mediar autorización previa del titular de la cuenta, al Fondo de Pensiones cuando el trabajador cumpla 70 años, si laboró en el sector privado, o 75 años si es trabajador al servicio del Estado.

Cisneros aseguró que el dinero estará a disposición del trabajador cuando lo quiera reclamar, o de sus beneficiarios, si logran acreditar su relación con el titular de la cuenta.

Sin embargo, la legisladora de Morena no aclaró que el dinero estará disponible sólo si hay «suficiencia financiera» en el Fondo y conforme a lineamientos de la Secretaría de Hacienda, de acuerdo con lo que dice la iniciativa.

«No estamos haciendo uso de los recursos de los trabajadores ni estamos aumentando nada en edad de jubilación, absolutamente.

«Lo que estamos planteando es que, entre otras fuentes de ingreso, a ese Fondo se vayan los recursos de las cuentas inactivas que actualmente manejan las Afores, que no son reclamadas hasta este momento por nadie, siempre preservando la imprescriptibilidad del derecho a que esos recursos sean reclamados», expuso en entrevista, luego de citar a la Comisión para el próximo lunes.

La propuesta, explicó, consiste en crear un «fondo semilla» con recursos suficientes para financiar pensiones con un sistema mixto, con recursos del Gobierno y de los propios trabajadores.

Garantizó que los trabajadores podrán recibir el 100 por ciento de su salario base de cotización, aunque en la misma ley se prevé un tope, que en términos actuales sería de 16 mil pesos al mes.

La legisladora de Morena no precisó de cuántas cuentas individuales se harán las primeras transferencias automáticas a dicho fondo ni cuánto es el dinero que el Gobierno aportará.

Dijo que si el Presidente comentó que habrá un fondo inicial de 40 mil millones, entonces eso debe ser.

«Lo que diga mi Presidente, con toda seguridad, él tiene datos más fidedignos y más precisos que los que yo les pueda dar. Tiene siempre los datos correctos», señaló.

También dijo que la reforma servirá para que los trabajadores averigüen si tienen cuentas individuales de retiro y cuánto dinero tienen ahorrado.

«Todo mundo tiene que investigar si tiene una cuenta de Afores inactiva, porque aunque ustedes no lo crean, hay muchas personas, principalmente adultos mayores, que entraron al proceso de las Afores muy al final de su vida laboral y que no saben que tienen una cuenta.

«Es una gran oportunidad para que toda la población sepa que tienen que revisar si tienen una cuenta y la reclamen, porque el derecho es imprescriptible», dijo.

Señaló que ya será responsabilidad de los partidos de Oposición si apoyan o no la reforma.

Dijo que es su oportunidad para arreglar el desastre que generaron con la creación de las Afores.

«Espero que la Oposición no se quede atrás y decida formar el fondo solidario para resolver el desastre del PRI y PAN desde 1997, con la famosa reforma a pensiones individuales, que dejó en estado de pobreza a los adultos mayores que quieren jubilarse.

«Si no recapacitan, el País tiene que hacer algo para resolver el desastre que nos hicieron, allá ellos y la gente los juzgará», advirtió ante el rechazo que ya anunció el PAN a la reforma por considerar que se confiscan los ahorros para el retiro de los trabajadores.