Por: Sommelier Jorge Martínez

Muy bienvenidos sean, amigas y amigos, como cada sábado, es un honor recibirlos en este Apuntes del Sommelier. Agradezco a todos los lectores de El Heraldo de Aguascalientes el interés que muestran para esta columna. Seguiremos avanzando y compartiendo temas de gastronomía y bebida de todo tipo, con la intención de compartirlos con la familia y amigos.
Hoy voy a comentar un maridaje muy interesante. Regularmente cuando hablamos de vinos mencionamos los vinos tintos; pues bien, hoy dedicaré este maridaje al vino blanco. Aunque seguimos en invierno, ya estamos sintiendo días de calor, sobre todo para quienes laboran en la calle, así es que estoy seguro de que esta opción de maridaje resultará muy fresca. Les quiero proponer para el maridaje del día de hoy, unos ricos mejillones fríos en salsa de cítricos, una verdadera delicia; y para estos mejillones propondré un par de vinos blancos, de esta manera, al tener dos variedades blancas, podremos valorar cómo se comporta el sabor de los mejillones con cada vino.
Muy bien, amigas y amigos, pongamos manos a la obra, comencemos por los ingredientes que vamos a utilizar para preparar los mejillones. Primero que nada, un kilo de mejillones, que son económicos y podrán conseguirlos en bolsas de medio kilo, con aproximadamente 25 mejillones por bolsa. También necesitaremos aceite de oliva, 8 limones jugosos, 6 limas, 4 naranjas, 1 toronja, 1/2 cucharada de jengibre rayado, sal y pimienta.
La preparación es muy sencilla, el primer paso es poner los mejillones en una sartén con un poco de agua, sólo la necesaria para generar un poco de vapor y que los mejillones se abran para retirarles una de las dos conchas con que cuenta cada mejillón. Una vez abiertos, los sacamos para que se enfríen, porque este platillo es en frío; podemos dejarlos unos cinco minutos para que se enfríen y luego meterlos al refrigerador durante otros cinco minutos para servirlos frescos; mientras lo anterior sucede, extraemos el jugo de todos los cítricos antes mencionados y los vamos a mezclar en un recipiente para que se incorporen todos, también los metemos al refrigerador por unos minutos para que estén frescos. De acuerdo, una vez listos de temperatura, prepararemos el platillo. Vamos a poner los mejillones en un tazón o plato hondo, una vez colocados, procedemos a vaciar el jugo de los cítricos, después tiramos unos hilos de aceite de oliva, es decir, pequeñas porciones de aceite de oliva sobre los mejillones; ahora es momento de agregar el jengibre rayado, bien repartido sobre toda la superficie, y por último, un toque muy sutil de sal y pimienta, la razón de que sea sutil es porque debemos dejar que los demás sabores resalten, es la idea de este platillo, y no que sepa a sal y limón. Para decorar un poco podemos agregar perejil picado y ramas de romero; de esta manera quedan listos nuestros mejillones en cítricos, ahora voy a comentar acerca de los vinos blancos.
Para esta ocasión, les quiero hacer un par de recomendaciones para el vino blanco. Deseo sugerirles la uva chardonnay y la uva sauvignon Blanc; una razón para sugerir tales uvas es que en realidad tenemos en Aguascalientes muy poca oferta de uvas blancas, pero estoy seguro de que cada vez tendremos más opciones en las tiendas de vino especializadas, porque cada vez encontramos más este tipo de establecimientos. Entonces, enfriemos nuestros vinos a una temperatura de seis grados, es una temperatura idónea para disfrutarlos, ya que dicha temperatura ayuda a que no manifiesten demasiado la acidez natural de los vinos blancos. También les recuerdo y recomiendo que es muy importante utilizar la copa de vino blanco, si llegamos a utilizar la copa de vino tinto perderemos muy rápido los aromas, la razón es que la copa de vino blanco es mas pequeña y esto permite tener los aromas y sabores más concentrados, ya que los vinos blancos en general son más sutiles que los tintos; ésta es la razón por la que debemos cuidar beber los vinos blancos en la copa indicada.
Muy bien, amigas y amigos, ahora vamos a degustar nuestros mejillones frescos con estas dos opciones de vino blanco: chardonnay y sauvignon Blanc; ambos se comportaran diferente, la intención es que ustedes los degusten y observen qué sucede con cada uno para que puedan repetir estos vinos con otros platillos que vayan escogiendo. Les quiero recomendar mucho utilizar los vinos blancos en su portafolio de opciones, pues son excelentes para la temporada de calor, y aunque no sea temporada de calor, son una gran forma de poner nuestra cavidad bucal fresca para luego beber un vino tinto y lo podamos recibir más frescos. Ojalá disfruten este rico platillo con estos deliciosos vinos blancos. Nos vemos en el próximo Apuntes del Sommelier. ¡¡Salud y buen provecho!!