Por: Sommelier Jorge Martínez

¡Qué tal estimados amigos y amigas! Muy bienvenidos sean a este Apuntes del Sommelier, les envío un cordial saludo y deseo que el maridaje que voy a compartir el día de hoy sea de su agrado; también espero que lo preparen.
En esta ocasión tengo algo muy fresco para todos nuestros amigos lectores de El Heraldo de Aguascalientes. Haremos un rico ceviche de camarón para acompañarlo con vino blanco, vino rosado, vino espumoso o una cerveza artesanal; más adelante daré detalle de cada una de estas bebidas.
Entonces, a poner manos a la obra. Para el ceviche de camarón necesitaremos camarón crudo, del tamaño que gusten, lo pelaremos y coceremos en jugo de limón; quiero hacer hincapié en que sólo utilizaremos el jugo de limón para la cocción del camarón, ya que una vez cocido, lo colaremos y quitaremos todo el excedente posible del jugo de limón, la razón es que el limón daña las pailas gustativas, por este motivo necesitamos prepararlo así, para disfrutarlo de mejor manera.
Muy bien, una vez listo el camarón, lo colocamos en un tazón o plato hondo, luego agregamos un toque ligero de vinagre balsámico, así como un toque de aceite de oliva, sal de grano, pimienta blanca, paprika, hojas de albahaca troceadas, perejil y un toque de nuez moscada; las cantidades de los ingredientes son realmente escasas. Se trata de que los camarones puedan marinarse con tales ingredientes, pero no deben quedar saturado de líquido, sino con una consistencia espesa. Lo mezclamos perfectamente bien para que se incorporen todos los ingredientes y lo llevamos al refrigerador por un periodo de 20 minutos; fresco tiene un sabor espectacular. Para acompañarlo pueden utilizar tostadas o galletas saladas; seguramente una buena opción es que ustedes preparen sus doraditas en el comal o a fuego directo, algo muy casero, ya verán qué delicia.
Como mencioné al inicio, hay varias opciones para maridar este exquisito ceviche, comenzaré por el vino blanco. Hay muchas variedades, pero sugeriré un par de ellas: la variedad chenin blanc y la variedad chardonnay. Recuerden que en los vinos no hay reglas, puede haber cambio en las tipicidades de las variedades, cada una de ellas aporta características diferentes, y aunque se mencione que pueden esperar algunas características, es probable que se manifiesten otras; lo importante en los vinos es disfrutarlos y no ser muy cuadrados, debemos dejar que los vinos hablen por sí solos.
De acuerdo, ahora, en el caso del vino rosado también pueden encontrar algunas opciones, aunque estos vinos son un poco más limitados en el mercado nacional; dichos vinos se hacen con uvas tintas, así es que cualquier opción resultará buena para nuestro platillo. En referencia a los vinos espumosos, la recomendación es emplear vinos que no sean dulces, para esa información les sugiero preguntar en la tienda de vinos, ya que en la etiqueta pueden encontrar la respuesta si saben lo referente a las clasificaciones de vinos por su dulzor, pero este tema es un poco más amplio; así que les sugiero asesorarse en la tienda donde comprarán sus vinos. Por último, el maridaje con una cerveza artesanal también será otra buena opción; con tantos estilos de cerveza se podrían confundir demasiado, hay al menos 140 estilos de cerveza, por eso les sugiero escoger alguna cerveza de tonalidad clara, dorada o ámbar, esto de alguna manera facilita el camino para lograr el maridaje con buenos resultados.
Una vez elegido el vino o cerveza, traten de concentrarse al momento de degustar los alimentos y las bebidas, esto es importante, pues nos ayudará para avanzar en la apreciación de los sabores y los aromas de los alimentos, lo cual es básico para la técnica de maridaje o armonización, y a la vez nos provocará el gusto por hacerlo más seguido.
Gracias por estar conmigo en este Apuntes del Sommelier. Nos vemos en el próximo. ¡¡Salud y buen provecho!!