Por: Sommelier Jorge Martínez

Muy bienvenidos, amigos lectores de EL HERALDO DE AGUASCALIENTES, es un gusto, como cada sábado, que nos visiten en este APUNTES DEL SOMMELIER; hemos tenido días calurosos y días fríos, es algo ya muy normal en Aguascalientes, los cambios climáticos en la ciudad están a la orden del día, así que es bueno tener a la mano opciones de maridajes para días fríos y también opciones de maridajes para días calurosos. El día de hoy vamos a hacer un maridaje con vino blanco que nos ayudará mucho a resolver estos días de calor, haremos una receta ligera de una ensalada que nos servirá como una buena entrada para refrescar a los comensales, el vino blanco será una gran opción para maridar esta ensalada; como recordarán, en otros artículos les he comentado lo importante que es degustar vinos blancos, es en verdad una gran opción para este tipo de días calurosos; después de terminar con este platillo se pueden pasar a otros platillos donde se haga maridaje con vino tinto, así es que está muy bien esta opción porque en la misma reunión podrán degustar ambos vinos. Muy bien, amigos, vamos a comenzar con el maridaje del día de hoy, haremos una ensalada de camarones al vino blanco y para maridar vamos a sugerir un vino blanco de la uva chenin blanc, recuerden que el éxito de este platillo y de este vino dependerán mucho de la buena temperatura del vino y de utilizar la copa adecuada para el vino blanco.
Vamos a poner manos a la obra en el maridaje del día de hoy, los ingredientes que necesitamos para la ensalada de camarones al vino blanco son los siguientes: 1 lechuga italiana, 1 lechuga roja, 1/2 kilo de camarones sin cabeza, 1 taza de jugo de naranja,1/2 taza de vino blanco, 1/2 taza de aceite de oliva, 1 pizca de eneldo, 1 pizca de pimienta blanca, 1 pizca de perejil picado muy fino y, por último, una pizca de sal; el proceso de elaboración es muy sencillo, el primer paso es descongelar los camarones y pelarlos, una vez pelados, cocinarlos con mantequilla a fuego muy lento, la intención es simplemente cocerlos, sacarlos pronto del fuego para que no se deshidraten; ahora, vamos a necesitar un bowl o tazón grande, en este bowl vamos a incorporar todos los ingredientes de uno por uno, comenzamos por trocear las lechugas a mano, una vez que ya fueron desinfectadas, luego vamos a ir agregando los camarones y posteriormente los líquidos, o sea el jugo de naranja, el vino blanco y el aceite de oliva, revolvemos muy bien para que las hojas de lechuga se impregnen; ahora es momento de agregar el perejil, la cantidad de perejil nos la pueden indicar los camarones, se deben apreciar con colorido verde; luego vamos a agregar la sal, la pimienta y el eneldo, volvemos a revolver muy bien y dejamos reposar la ensalada por 20 minutos, es una ensalada muy sencilla, la intención es que el vino blanco le haga resaltar sus aromas y sabores.
Como podrán apreciar, este maridaje que es muy sutil pero en verdad muy efectivo, cumple con su función que es refrescar y abrir apetito, la uva que en esta ocasión les recomiendo es la uva chenin blanc, en las tiendas de autoservicio y en las tiendas especializadas en vinos la podrán encontrar, hay vinos mexicanos muy expresivos con esta uva, sus características son ideales para platillos ligeros como esta rica ensalada de camarones, el jugo de naranja que le agregamos a la ensalada ayudará mucho a hacer una buena liga con el vino, esta es lo que debe de suceder en los maridajes, que los platillos y las bebidas tengan armonía entre sus aromas y sabores, en este caso, la ensalada de camarones nos regala un toque muy fresco y de mucho antojo ya que los camarones tienen una textura muy agradable al morder, y al degustar el vino recibimos una experiencia única, en verdad que vale mucho la pena, insisto en que hagan maridajes con vinos blancos, ya que la gran mayoría prefiere los vinos tintos, es momento de voltear a ver los vinos blancos y rosados que también son maravillosos; de hecho, con esta misma ensalada ustedes pueden degustar un vino rosado y verán que también les funcionará muy bien.
El vino blanco también lo pueden beber solo, sin necesidad de cocinar nada, es una estupenda forma de refrescarte; tomar una copa de vino antes de la comida es una maravilla y si lo quieren hacer más temprano también es muy bueno, la razón es que los sentidos en las primeras horas del día están más despiertos, la capacidad que tenemos de apreciar es mejor en las primeras horas del día, no teman por el horario, hagan la prueba un día y tomen una copa de vino blanco a las 12 del día, es una gran fiesta de aromas y sabores que se disfruta enormemente, háganlo con calma, analicen bien sus aromas llevando la nariz a la copa, después de esto un pequeño trago de vino, cerrar los ojos al hacer estos pasos nos ayuda mucho a preciar de mejor manera los vinos; espero que los puedan disfrutar mucho y también deseo que los vinos blancos y rosados lleguen a tenerlos en sus abanicos de opciones cuando quieran beber un vino. Les dejo un cordial saludo, nos vemos en el próximo APUNTES DEL SOMMELIER, en esta etapa del año donde termina y veremos platillos y maridajes para los eventos decembrinos.

¡Participa con tu opinión!