Por: Sommelier Jorge Martínez

Bienvenidos a este APUNTES DEL SOMMELIER. Les envío un cordial saludo.
Aunque estamos en días con calor, de repente nos llegan días lluviosos, bajando la temperatura; para estos días un poco frescos, les tengo hoy una buena opción, y será precisamente vino caliente; así es, vino caliente. Suena un poco raro, seguramente porque cuando hablamos de vinos siempre ponemos mucho énfasis en la temperatura idónea para que nos manifiesten de manera muy agradable sus sabores, aromas y texturas; sin embargo, en este caso del vino caliente, vamos a considerarlo como lo que es: un coctel caliente, el cual será de mucha ayuda para estos días que de repente nos regalan horas frías.
Es importante mencionarles que cuando hablamos de cocteles con vino, sugerimos la opción de utilizar vinos económicos, que de antemano sabemos no tendrán el potencial que nos gustaría, pero para efectos de hacer coctelería cumplen con su función, pues recibirán mezclas de muchos otros ingredientes que harán que el coctel como tal se presenté bien, y la combinación de todos los ingredientes logrará un buen resultado. También tendremos la oportunidad de acompañarlo con unas ricas galletas de su elección, que sin duda harán las delicias con dicho vino caliente.
Muy bien, pongamos manos a la obra y mencionemos los ingredientes a utilizar: 1 litro de vino (tetrapack), 2 naranjas, 5 clavos de olor, 1 pera, 5 ciruelas pasa, 1 rama de canela chica, 1 cucharada de piloncillo, 2 trozos de jengibre pelado y 5 hojas de albahaca.
Para elaborar el vino caliente necesitaremos una olla o recipiente profundo, como si fuéramos a hacer un ponche; de hecho, es muy similar. Como primer paso, utilicemos una de las naranjas para insertarle los clavos de olor, de esta forma quedarán fijos y al término del calentamiento podemos retirar la naranja entera con los clavos y así no se extravíen, ya que morderlos o beberlos completos sería un impacto demasiado fuerte.
De acuerdo, seguimos. Ahora, la otra naranja la vamos a partir en trozos pequeños (en ocho partes está bien). Luego colocamos todos los ingredientes en la olla, incluyendo el vino, y lo mantenemos a fuego medio durante 15 minutos. La otra también deberá venir picada de un tamaño agradable, de tal manera que sea similar a la naranja; la intención es sólo que los ingredientes dejen su sabor en el vino y lograr que alcance una temperatura caliente, pero no hirviendo, porque entonces se reduciría el vino y no queremos eso.
Bien, entonces, a trabajar en la presentación de nuestro vino caliente. Considero que será más atractivo si lo presentamos como un coctel y no como una taza de café; le podemos sacar mucho provecho para presentarlo con las frutas y la canela para decorarlo. Traten de conseguir un vaso de cristal, puede ser uno de los llamados » old fashion», que es un vaso corto muy lucidor; seguramente se va a empañar del vapor desprendido del vino, pero aun así se verá muy bien. Comencemos por poner algo de la fruta picada en el fondo del vaso, posterior a esto, ponemos un trozo de la rama de canela y por último servimos el vino caliente, de manera que no quede muy lleno el vaso.
Este vino caliente es una muy buena opción para compartir en familia y en reuniones con amigos; para acompañarlo podamos hacer un maridaje. Les quiero recomendar unos bocadillos y galletas para disfrutar. En el caso de las galletas se me antoja surgirles alguna con canela, pues al tener ya canela en nuestro vino, será la liga para repetir el sabor en la galleta, y esto de alguna manera será atractivo; también podemos buscarlas con pasas, que son más comerciales y nos funcionarán bien, ya que tenemos en nuestro vino ciruelas pasa y lograremos un buen maridaje.
Estas sugerencias son pensando en algo práctico para que no se pongan a hornear; pero sí les tengo una recomendación para unos bocadillos sencillos que ustedes mismos pueden elaborar en casa. Vamos a preparar unos bocadillos con las mismas ciruelas pasa, la rellenaremos con un Dip que prepararemos a base de queso crema, nuez picada y nuez moscada rallada; obviamente, al igual que las ciruelas pasa del vino caliente, debemos de utilizarlas sin hueso. Muy bien, el Dip lo único que necesita es mezclar media barra de queso crema, picar nuez al gusto para añadirla al queso crema, rallar un poco de nuez moscada -que la pueden conseguir en las tiendas donde venden cereales y semillas- y por último, podemos agregar un chorrito de esencia de vainilla.
Una vez terminado el Dip, lo revolvemos bien, de manera que los ingredientes estén incorporados. Como paso final, rellenaremos las ciruelas con este Dip y las colocaremos en un platón; si es de color blanco, mejor, para que tenga un contraste con el color de las ciruelas. Como toque final, pongamos un poco de canela, de manera que sirva para dar sabor a las ciruelas y también nos ayude a decorar el platón. Ojalá que les guste esta armonización o maridaje con el vino caliente y la elección de su acompañamiento. Me despido y nos vemos en el próximo APUNTES DEL SOMMELIER. ¡¡Salud y buen provecho!!