Por: Sommelier Jorge Martínez

¡Qué tal! Les deseo que tengan un muy buen día. Nos acercamos al acontecimiento deportivo más importante del mundo: el mundial de futbol Brasil 2014. Es inevitable hablar de este campeonato. Cada vez más, vemos cómo las mujeres se van incorporando a este deporte; observo en las redes sociales su gran participación, sus comentarios y obviamente las bromas, esto definitivamente es muy bueno, el futbol es de carácter mundial y familiar, así es que les voy a estar sugiriendo maridajes cómodos y fáciles para elaborar, ya que en estos casos el factor tiempo es demasiado importante. Tenemos la gran ventaja de que veremos los juegos cercanos al mediodía y temprano por la tarde, muy buenos horarios para preparar una rica botana o entradas y disfrutarlos con la familia y los amigos.
Hoy realizaremos un maridaje con cerveza artesanal y unos exquisitos camarones en salsa de tamarindo y chile guajillo. Suena delicioso, ¿verdad? Muy bien, y ¿qué podemos esperar de este maridaje? Comentaré un poco al respecto, el maridaje consiste en crear con el alimento y la bebida una liga entre los sabores y aromas de la bebida, con los sabores y aromas del alimento, es decir, crear la posibilidad de encontrar sabores y aromas similares tanto en el alimento como en la bebida; también podemos crear como otra muy buena opción, que los sabores y aromas de la bebida enaltezcan al alimento o viceversa.
De acuerdo, en este caso vamos a tratar de que los sabores de la cerveza artesanal y los de la salsa de camarones se complementen, o sea, que la mezcla de salsa de tamarindo y guajillo le vayan bien a la cerveza artesanal, ya que buscaremos una que tenga alguna característica con sabores cítricos; estos sabores se pueden encontrar en algunas cervezas artesanales de varios estilos, pero principalmente que sean cervezas claras o doradas; los lúpulos -ingrediente importante en la elaboración de la cerveza-, son los encargados de manifestar esas notas cítricas muy sutiles, nunca como un limón, pero le irán muy bien a la acidez que nos regala el tamarindo, y muy probablemente hallaremos sabores profundos a cebada, y que ésta genera una textura muy agradable que sin duda acompañará bien al sabor y aroma del chile guajillo, pues no picará, sólo dará el sabor tan agradable que el chile guajillo aporta a los platillos mexicanos. Recuerden que para disfrutar los platillos es recomendable utilizar chiles que den sabor a los alimentos, pero que no piquen demasiado, porque podríamos perder la sensibilidad en las papilas gustativas y la posibilidad de disfrutar los platillos en su máximo esplendor.
Entonces, ahora pongamos manos a la obra para preparar los camarones en salsa de tamarindo y chile guajillo. Necesitamos un kilo de camarones naturales crudos, del tamaño de su elección; 250 gr. de tamarindo en pulpa; 3 chiles guajillo picados finamente; 1 cucharada de aceite de oliva; 2 dientes de ajo sin picar, sólo aplastados; 1 cucharada de vinagre balsámico; 1/2 cucharada de ralladura de jengibre; 1 cucharada de piloncillo; un toque de sal y pimienta; almendras picadas para la decoración.
Comencemos por colocar en una sartén todos los ingredientes para cocinar nuestra salsa en el siguiente orden: aceite de oliva, dientes de ajo, pulpa de tamarindo, aceite de oliva, vinagre balsámico, chile guajillo, jengibre, sal y pimienta. Lo dejaremos a fuego medio durante 10 minutos y agregamos un poco de agua a la mitad del proceso para obtener la textura de salsa. Una vez terminada, la sacamos del fuego y la reservamos mientras cosemos los camarones; para esto sólo ocupamos una olla con agua caliente y sumergimos los camarones durante tres minutos. Ahora los escurrimos y pelamos para llevar a un platón y acomodarlos a su gusto. Luego vamos a tomar la salsa de tamarindo y la colocamos encima de los camarones; por último, le añadimos las almendras picadas, que le ayudarán a obtener una rica textura crocante.
Muy bien, es momento de destapar la cerveza y disponernos a compartir esta botana de camarones con los amigos; una excelente opción para esta temporada del mundial.
Les quiero sugerir poner mucha atención en la temperatura de la cerveza, si la enfriamos demasiado, la demeritamos, ya que al bajar mucho la temperatura perderá su potencial aromático y de sabores, así es que les recomiendo mantenerla a 5 o 6 grados, que es la temperatura promedio de un refrigerador de casa; ya verán que la disfrutarán muy a gusto. Si tienen la oportunidad de comprar dos diferentes cervezas, será un buen ejercicio para hacer maridajes y podrán tener dos opciones con el mismo platillo.
La cerveza artesanal la podremos encontrar en una gran variedad de estilos, seguramente encontraremos más de 100, y poco a poco iremos a avanzando en ese tema, lo importante es ir conociendo la cerveza artesanal, poder apreciar sus características, y como resultado tendremos el conocimiento que nos aportará mucho más que una cerveza de tipo industrial, pues el proceso por el cual pasa la cerveza artesanal es más lento y preciso; por tal motivo, nos arroja una cerveza muy atractiva. Son cervezas hechas realmente de cebada, lúpulos y levaduras, esto hace que sus sabores y aromas sean auténticos. Hoy en día, muchas de las cervezas industriales están hechas con ingredientes muy diferentes a los antes mencionados, pero sí hay también algunas buenas cervezas industriales.
Ojalá que les gusten sus maridajes, les dejo un saludo y nos vemos en el próximo «APUNTES DEL SOMMELIER». ¡¡Salud y buen provecho!!