Ulises Gutiérrez
Agencia Reforma

BARCELONA, España.- Todo apunta a que Lionel Messi y el Barcelona llegarán a las instancias legales para definir su relación laboral.
El diario Sport afirma que si bien la intención de ambas partes es llegar a un acuerdo, el ambiente sólo puede llevar a un juicio.
La idea de Messi de dejar el club de forma libre sigue firme mientras que la institución insiste en que su gran figura no saldrá salvo pague la cláusula de 700 millones de euros.
Del lado de la “Pulga” se afirma que el jugador puede dejar el club pues la cláusula liberatoria seguía en pie cuando le informó al equipo que quería dejarlo, esto el 25 de agosto.
La interpretación del contrato se debe a que el final de la temporada, originalmente a finales de mayo, se alargó debido a la pausa por la pandemia de COVID-19.
Por ello, no siente que deba pagar nada para salir y ya se considera jugador libre. Ayer no se presentó a las pruebas de coronavirus y tampoco este lunes al primer entrenamiento del equipo bajo el mando de Ronald Koeman.
En tanto, en la cúpula del Barcelona se aferran a que el apartado que podría liberar al jugador caducó el 10 de junio, como especifica el contrato, de hecho, el presidente Josep María Bartomeu se niega a venderlo y sólo tratará una renovación que ya estaba avanzada.
En caso de que Messi se vaya a otro club el Barsa meterá una demanda por incumplimiento de contrato y un juez definirá el destino del argentino.
De momento, se espera la llegada de Jorge Messi, padre y representante de la “Pulga”, a Barcelona para entablar conversaciones con Bartomeu y tratar de llegar a un final feliz para ambos, lo que se ve complicado.