César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Con el anuncio de la creación de la Agencia Latinoamericana y Caribeña del Espacio se busca atraer las miradas del mundo, para mostrar a una región que sí puede ponerse de acuerdo, aseguró Enrique Guadarrama, director general de Organismos y Mecanismo Regionales Americanos, de la Secretaría de Relaciones Exteriores.
La idea de la agencia espacial nació en julio de 2020, en el seno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), cuya presidencia Pro Témpore ostenta México actualmente por segundo año consecutivo.
La meta es lograr tener el tratado constitutivo de la agencia para el 18 de septiembre, cuando se realice en México la Sexta Cumbre de Jefas y Jefes de Estado de la Celac, la primera en realizarse desde 2017.
De los 32 países miembros de la Celac, sólo nueve cuentan con agencias espaciales: Colombia, Ecuador, Perú, Argentina, Brasil, Venezuela, Chile, Cuba y México, pero sólo tres de estos países se han sumado al proyecto: Ecuador, Argentina y México, con el respaldo de Bolivia, Costa Rica y Paraguay.
“Hemos ya recibido mucho interés de agencias de otras partes del mundo, de la NASA, de la agencia de China, de la de Rusia y de la Unión Europea, ya se nos han acercado porque quieren tener una cooperación con esta nueva Agencia Latinoamericana y Caribeña del Espacio”, presumió Guadarrama.
“Es justamente lo que queríamos, empezar a traer las miradas del mundo, para que América Latina pueda acelerar el desarrollo de estas tecnologías”.
Para Guadarrama la agencia espacial es una muestra más de la labor que ha realizado México para revivir a la Celac, un mecanismo que hasta antes de 2020 parecía que iba a desaparecer.
En 2017, la Celac era presidida por El Salvador, que repitió el cargo en 2018, ya que ninguna otra nación quiso hacerlo. Entonces, los países de le región iniciaron un “proceso de reflexión” para determinar la viabilidad de mantener viva a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.
“(En 2010) tomamos un mecanismo completamente paralizado, los Estados miembro ya no tenían confianza en la Celac, llevaba tres años sin actividades importantes, fundamentalmente por las divisiones que imperan en América Latina y el Caribe”, comentó en entrevista Guadarrama.
“Entonces tomamos la Celac como la herramienta idónea para ejecutar la política exterior del Presidente Andrés Manuel López Obrador, que dio la instrucción de reconstruir y darle aires frescos a la diplomacia de México hacia América Latina”.
Con esa encomienda, el Canciller Marcelo Ebrard estableció como directriz dejar de enfocarse en las posiciones políticas de los países para apuntar hacia la cooperación internacional.
Así, el planteamiento que adoptó México y que fue aceptado por los países de la región fue dejar a la Organización de Estados Americanos (OEA) como un espacio para dirimir diferencias y ver a la Celar como un lugar para las coincidencias.
“La muestra más clara de que la Celac está completamente reactivada fue la reunión de cancilleres del 24 de julio, donde se tuvo la participación de los 32 países activos de la Celac, 25 de ellos a nivel ministros”, dijo Guadarrama.
“Y fue un mensaje para el mundo, que bajo el liderazgo de México América Latina puede funcionar como bloque; logramos clausurar el ‘proceso de reflexión’, en un posicionamiento conjunto”.
Guadarrama consideró que actualmente la OEA es inoperante debido al ambiente de conflicto que su secretario general, Luis Almagro, fomenta.
“Durante la pandemia, la Celac llena el vacío de contar con un organismo que pudiera hablar por todos nosotros”, consideró.
Y reprochó que la OEA no logró conseguir vacunas para Latinoamérica, lo que, dijo, costó vidas.