Médicos zootecnistas inspectores de la Procuraduría Estatal del Protección al Ambiente (Proespa) acudieron al municipio de Rincón de Romos a realizar las investigaciones correspondientes, en virtud de que se encontró un canino presuntamente clavado en una tabla.

La titular de la dependencia, Ofelia Patricia Castillo Díaz, informó que el personal de dicha dependencia encontró el ejemplar sin vida, que estaba acomodado para ser disecado.

En el lugar se detectaron algunas señales de que se pretendió disecar al animal ,sin embargo la actividad fue mal realizada, no se llevó a cabo la utilización de formol y el cuerpo continuaba descomponiéndose; por tal motivo no se pudieron realizar las pruebas patológicas correspondientes.

Castillo Díaz informó que, a simple vista, el canino no presentaba lesiones de maltrato, sino que únicamente se estaba realizando un proceso de disección.

La funcionaria precisó que los procedimientos de taxidermia deben realizarse con profesionales que cuenten con los permisos requeridos; quienes además solicitan los comprobantes de procedencia del animal o muerte del animal, puesto que no cualquier persona puede realizar esa actividad.