Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La implementación de un programa especial de información para detectar posibles brotes escolares y el seguimiento de los lineamientos para el retorno a las escuelas son las acciones en las que colaborará las Secretarías de Salud y de Educación Pública.
En conferencia, Ruy López Ridaura, director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece), informó que lo que ocurra en las escuelas a partir del 7 de junio -día previsto para el regreso en diversas entidades- servirá como evaluación de medidas para el próximo ciclo escolar.
“A veces es muy fácil hablar de lineamientos, se tienen los lineamientos, se tiene la capacitación, pero hasta que no te enfrentes a la realidad difícilmente identificas las barreras”, expuso.
“Por eso también es muy importante esta apertura escalonada que se piensa hacer y ya, o que se está haciendo ya en muchos estados, y en la gran mayoría de los estados empezará el 7 de junio, en donde podemos ver exactamente ya la operación, si se pudo realmente seguir los lineamientos o que barreras tuvieron”, agregó.
Especificó que en dicho seguimiento, junto con la SEP, se realizará una estrategia para tener un diagnóstico inicial de la apertura, en la que se contemplan filtros, adecuaciones en infraestructura, medidas de sana distancia, regreso escalonado y la detección de casos sospechosos.
Sobre este último punto, comentó que el reporte de posibles contagios se realizará con el apoyo de las jurisdicciones sanitarias.
“Hemos establecido un programa especial de información que nos permite detectar estos posibles brotes escolares que se pudieran presentar”, dijo.