Arely Sánchez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La empresa europea Juicy Fields, que prometía jugosos rendimientos a inversionistas de todo el mundo al cultivar y vender plantas de mariguana usando el dinero recaudado a través de su plataforma, dejó sin respuestas ni dinero a sus usuarios en todo el mundo.
Desde 2020 la compañía hizo una intensa campaña de publicidad para sumar a su plataforma a inversionistas de América Latina, especialmente en países como México y Colombia.
Juicy Fields recaudaba fondos a través de crowdfunding en su plataforma, con los que supuestamente financiaba la plantación de mariguana, una práctica a la que llamó crowdgrowing o crecimiento colectivo de cannabis. Aseguraba que conectaba a sus usuarios con productores de mariguana y distribuidores autorizados de todo el mundo.
La compañía afirmaba que sus plantaciones estarían en Portugal Colombia, Macedonia del Norte, Costa Rica, Dinamarca, Sudáfrica y México, y que incluso era posible visitarlas luego de una amplia lista de espera.
En España, donde Juicy Fields afirmaba tener su sede en un coworking en Valencia, la empresa está siendo acusada de fraude, luego de que sus principales directivos desaparecieran y dejaran de responder los medios de contacto con los inversionistas.
De acuerdo con la Asociación de Afectados por Inversiones en Cultivos CBD, organización creada por los afectados de Juicy Fields, serían más de 120 mil inversionistas los que habrían apostado a este modelo.