Propondrá la senadora Martha Márquez una contrapropuesta ante el desmantelamiento del sistema de salud que ha hecho el actual Gobierno Federal a fin de garantizar que realmente todos los mexicanos cuenten con acceso universal a salud y que se incluya la participación de la iniciativa privada, así como nuevos esquemas de seguros, como sí lo tenía el Seguro Popular.

La legisladora dio a conocer que, en un mes, pretende presentar la iniciativa, la cual contempla modificaciones a la Constitución, tras recordar que hay una iniciativa ya presentada en la Cámara de Diputados para que en el artículo 4º se les garanticen los medicamentos a los enfermos de cáncer; “entonces, incluiría eso y algunas otras cosas que considere relevantes que tengan que estar en la Constitución y unas modificaciones a la Ley de Salud que compongan este caos que viven los mexicanos actualmente”.

NI UN PESO MENOS. La senadora estableció que si bien ya se sabe que no va a haber más presupuesto para Salud este año, el cual debería de estar incrementando, se buscará también plasmar esto en la iniciativa con el fin de que nunca disminuya, “porque, si lo analizamos, el dinero ha bajado y eso es un crimen, ese sería otro aspecto que yo consideraría: que el presupuesto a salud siempre vaya en aumento”.

MEDICAMENTOS. Apuntó que la situación del desabasto de medicamentos es una realidad, no sólo en Aguascalientes, sino en todo el país, de ahí que la prueba es que persisten las manifestaciones de padres de niños con cáncer, luego que, a nivel nacional, se señala que el INSABI les debe 3 mil millones de pesos a las farmacéuticas.

 

“Entonces, ¿dónde está el recurso público? Sigue el caos. No sólo es desabasto, sino que no hay presupuesto en los hospitales (…). No podemos seguir así. Es una gran irresponsabilidad por parte del Gobierno Federal…” Martha Márquez, senadora por Aguascalientes.

¿FUNCIONAN O NO? La senadora informó que tiene pendiente reunirse con el delegado del IMSS en la entidad y con su director general, Zoé Robledo, para dar seguimiento a la queja de los padres de familia sobre los tomógrafos. Los afectados aseguran que estos no funcionan, mientras que el IMSS asegura –mediante oficios– lo contrario.